Cardiomiopatía hipertrófica: sintomatología y tratamiento

0

Las cardiomiopatías felinas constituyen los problemas cardiacos más frecuentes en gatos, en especial la cardiomiopatía hipertrófica. Gracias al desarrollo de la ecocardiografía se ha empezado a diagnosticar esta patología de forma habitual.

Una cardiomiopatía es la afección del miocar­dio por distintas etiologías, ya sea por causas genéticas o no. En la década de los 80, la tau­rina tenía un papel muy importante en este tipo de afecciones y su déficit en los piensos comer­ciales provocaba una cardiomiopatía dilatada. Sin embargo, con la mejora de las dietas este problema se ha solucionado, prevaleciendo hoy en día la hipertrófica por otros motivos. En otro artículo ya hablamos del diagnóstico de esta última, así que en este nos vamos a centrar principalmente en su sintomatología y tratamiento.

Epidemiología

Es más frecuente en machos entre 4-8 años y existe una prevalencia bastante elevada en las razas Común Europeo de pelo corto, Siamés, Persa y Birmano.

Fisiopatología

Depende del rango de hipertrofia existente y puede provocar desde problemas hemodinámi­cos insignificantes hasta una grave disfunción diastólica. En consecuencia, se va a producir congestión pulmonar, una inadecuada relajación de las cámaras y un aumento de la rigidez ven­tricular, que pueden limitar el llenado ventricu­lar, incrementar la presión auricular y provocar el fallo cardiaco congestivo; algunos pacientes incluso pueden presentar muerte súbita.

Cardiomiopatía hipertrófica: sintomatología y tratamientoSintomatología y cuadro clínico

Algunos casos pueden permanecer asintomáti­cos durante años sin mostrar ningún signo en el examen físico, incluyendo el fallo cardiaco con­gestivo, en el que tampoco muestran ninguna sintomatología típica de este cuadro (murmullos detectables, sonido de galope, arritmias, etc.).

Los signos clínicos característicos de esta enfermedad son, por tanto, letargia, anorexia, vómitos y síntomas respiratorios, como disnea aguda, taquipnea y raramente tos, que puede ser confundida con náuseas.

Los pacientes con edema pulmonar y/o efu­siones pleurales moderadas pueden presentar cuadros graves y repentinos sin que sus pro­pietarios reconozcan los síntomas asociados, y pueden darse tromboembolismos hasta en un 50 % de los casos, que si se producen de manera sistémica darán lugar a un fallo car­diaco agudo y muerte repentina.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento de la miocardio­patía hipertrófica se basan en los siguientes puntos:

  • Facilitar el llenado ventricular.
  • Disminuir la congestión.
  • Controlar las arritmias.
  • Minimizar las isquemias.
  • Prevenir los tromboembolismos.

En general separamos los tratamientos en dos tipos: de urgencia y de mantenimiento.

Tratamiento de urgencia

Cuando llegue un gato con un cuadro agudo lo más importante es estabilizar al animal y tran­quilizarlo, por ejemplo con acepromacina, siem­pre vigilando la hipotensión que puede causar el fármaco. En segundo lugar, será necesario abor­dar el derrame pleural realizando una toraco­centesis y oxigenoterapia en la jaula. Además es importante controlar la temperatura del animal con mantas, incubadoras, mantas eléctricas, etc. Por último, deberá abordarse el edema agudo de pulmón y para ello se usará furosemida IM o venodilatadores (pomada de nitroglicerina).

Tratamiento de mantenimiento

Con el objetivo de mejorar el llenado del cora­zón, la función ventricular y disminuir la fre­cuencia cardiaca, es necesario elegir entre dos grupos de fármacos:

  • Antagonistas del calcio: su eficacia disminuye en la disminución de la FC.
  • Betabloqueantes: con precaución porque algunos grupos pueden provocar bronco­constricción.

De manera complementaria se pueden utilizar inhibidores de la enzima convertidora de angio­tensina (IECA) (IC refractaria), furosemida (mínimas dosis e intervalos prolongados) y digi­tálicos en última instancia en casos refractarios.

Pronóstico

El pronóstico del paciente va a estar definido por la respuesta al tratamiento, desarrollo del proceso y presencia de arritmias y tromboem­bolismos y será necesario tener en cuenta que siempre existe la posibilidad de la muerte súbita en cualquier paciente.

Hay casos de gatos con hipertrofia moderada de ventrículo izquierdo y dilatación atrial que pue­den sobrevivir con una buena calidad de vida durante varios años, aunque por el contrario hay casos más graves que corren el riesgo de insuficiencia cardiaca y tromboembolismo con mayor probabilidad de muerte súbita.

Tipos de cardiomiopatía

  1. Según el agente causal:
  • Primarias o idiopáticas: Se sospecha de pre­disposición genética.
  • Secundarias (hipertrofias concéntricas mayoritariamente): hipertiroidismo, hiperten­sión arterial sistémica, estenosis aórtica con­génita, acromegalia y miocarditis infiltrativa por linfoma.
  1. Según la morfología y función:
  • Dilatada: paredes adelgazadas, dilatación de las cámaras, ventrículo izquierdo más esfé­rico de lo normal y músculos papilares más pequeños.
  • Hipertrófica (CMH): es la enfermedad del miocardio más común en gatos que suele caracterizarse por la hipertrofia ventricular izquierda, pudiendo aparecer fibrosis, miocar­ditis e incluso infarto de miocardio.
  • Restrictiva: se caracteriza por el incremento de la rigidez ventricular pero con las dimen­siones del ventrículo izquierdo y la función diastólica normales.

Extraído de: Enrique Parejo Monago y Cristina Ruiz Perdomo. Cardiomiopatía hipertrófica felina, los corazones olvidados. Ateuves 54, enero-febrero 2015, pp. 24-26

 

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies