3 enfermedades provocadas por ácaros: cheyletiellosis, trombiculiasis y straelensiosis

0

Las 3 enfermedades provocadas por ácaros que vamos a tratar a continuación son la cheyletiellosis, la trombiculiasis y la straelensiosis. Es importante saber reconocerlas de forma clara para aplicar el tratamiento adecuado.

Cheyletiellosis

Figura 1. Ácaros de la familia Cheyletidae.

Es una parasitosis producida por ácaros de la fami­lia Cheyletidae como C. yasguri, C. blackei y C. parasitovorax (figura 1). Puede infestar a perros, gatos y conejos. Es una zoonosis que causa una dermatitis localizada o generalizada. Se transmite rápidamente por contacto directo. Los perros y gatos pueden estar infestados por distintas espe­cies pero no son hospedadores específicos.

Signos clínicos. En perros y gatos adultos la infestación es en la mayoría de las veces asinto­mática. Pero en ocasiones, sobre todo en cacho­rros, puede producir desde descamación excesiva a prurito de grado variable. A veces se pueden ver puntos blancos moviéndose, por lo cual, vulgar­mente se denomina “caspa andante” (figura 2).

Figura 2. Descamación en un conejo con Cheyletiella.

Diagnóstico. El diagnóstico se realiza mediante cinta adhesiva, raspados superficiales e incluso mediante el análisis coprológico, ya que la mascota puede ingerir los parásitos. El pronóstico es bueno.

Tratamiento. Puede ser tópico o sistémico. Hay que tratar a todos los animales que están en con­tacto. Es importante limpiar el ambiente lavando la cama y aspirando todo.

Trombiculiasis

Figura 3. Ácaro Trombicula autumnalis.

La trombiculiasis es una acariosis estacional pro­ducida por la acción patógena de un ácaro lla­mado Trombicula autumnalis (figura 3). Puede infestar a las personas pero no es una zoonosis puesto que no lo transmite el animal, los huma­nos se contagiarían también directamente por estar en contacto con un ambiente contaminado. No existe contagio directo entre mascotas.

El ciclo de la Trombicula se produce entre julio y octubre, por ello también se llama “el ácaro de la cosecha”. La larva está en la vegetación esperando que pasen los hospedadores para parasitarles dado que las larvas son parásitos obligados.

Figura 4. Gato parasitado con Trombicula.

Aspecto clínico. Afecta normalmente a las zonas en contacto con el suelo (cabeza, orejas, patas, áreas ventrales). Es un cuadro muy pruriginoso (figura 4).

Diagnóstico. Se pueden observar directamente sobre la mascota “puntos naranjas brillantes” (aspecto macroscópico de este ácaro). El diag­nóstico se establece mediante raspados cutáneos, visualizando al microscopio las larvas del parásito.

Tratamiento. Usualmente es tópico. El pronós­tico es de bueno a reservado. Es una enfermedad difícil de controlar debido a las frecuentes rein­festaciones. Se puede prevenir repitiendo el trata­miento tópico con esprai cada 3-5 días, sobre todo en las áreas más afectadas: almohadillas y parte ventral del abdomen.

Straelensiosis

Es una enfermedad emergente en Europa, pro­ducida por un ácaro que pertenece a una familia próxima a Trombiculidae. Hay muy pocos casos descritos en Europa (solo Francia, Portugal y norte de España). Es estacional, normalmente los casos aparecen entre septiembre y noviembre. Solo ha sido descrito en perros.

Signos clínicos. Son máculas que progresan a pápulas y nódulos en el área dorsal del cuerpo incluyendo la cabeza. Es un cuadro no prurigi­noso pero muy doloroso.

Diagnóstico. Se realiza mediante raspados muy profundos con erosión de la superficie de la piel, o por biopsia. El pronóstico es reservado porque es una enfermedad difícil de curar.

Tratamiento. Es tópico o sistémico y muy largo porque los signos pueden tardar en remitir incluso de 6 a 12 meses.

Tratamiento de las enfermedades parasitarias

A continuación, describimos los tratamientos tópicos más frecuentes que en ocasiones aplica­mos en el mismo centro veterinario y es intere­sante conocer.

Baños con amitraz

Son muy eficaces y están registrados en enfermedades como sarna sarcóptica o demodicosis. También son eficaces, pero no están registrados, para cheyletiellosis y straelensiosis. No están registrados en gatos.

En animales con pelo largo conviene primero rasurar el pelo. Antes de usar el producto, es recomendable realizar baños con sustancias que­ratomoduladoras y emolientes. La preparación diluida debe elaborarse para cada tratamiento y eliminar el sobrante (no puede conservarse). Debe diluirse con agua templada según la pres­cripción indicada por el veterinario. Se aplica con la ayuda de una esponja o de un cepillo y después se deja secar al aire sin aclarados.

Hay que usar el producto con precaución porque puede causar tanto en el perro como en las perso­nas erupción eritematosa, irritaciones en conjun­tivas oculares y respiratorias (ver cuadro).

Sulfuro de cal

  • Tiene un olor muy desagradable y puede teñir el pelo del animal tratado.
  • También puede teñir la ropa, las joyas e incluso las superficies porosas.
  • Aunque es muy seguro en gatitos y cachorros, se recomienda, sobre todo en gatos, ponerles un collar isabelino porque puede causarles úlceras orales si lo lamen.

Extraído de: Amparo Ortúñez y Maite Verde, Enfermedades parasitarias en Dermatología, Ateuves 62, págs. 24-28.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies