Colocación del catéter venoso periférico en gatos paso a paso

0

La labor del auxiliar es fundamental para posicionar y manejar correctamente al paciente para la colocación del catéter.

Comenzamos colocando al paciente en decúbito esternal, tras esto el auxiliar mantiene extendida la extremidad del gato realizando presión a nivel del codo y lateralizando la vena con su dedo pulgar, produciendo así también la compresión de esta. Se realiza un rasurado en 360 º de esta zona teniendo la precaución de no lesionar la piel (figura 1). Después, procederemos a la desinfección de la zona rasurada con una primera limpieza con alcohol seguido de una solución jabonosa de clorhexidina al 2 % (figura 2).

Se inserta el catéter cuidadosamente para producir el menor daño tisular (figuras 3 y 4) y, tras confirmar la presencia de sangre en el interior de la vía, procedemos a fijarla con las tiras de esparadrapo (figuras 5 y 6).

En la parte inferior de la vía que se mantiene en contacto con la piel, colocaremos una gasa humedecida en clorhexidina para evitar lesiones por compresión y anotamos sobre el esparadrapo la fecha de colocación (figuras 7 y 8).

Realizamos un lavado con solución heparinizada y acoplamos el sistema de infusión. Para evitar que este se doble pueden emplearse clips protectores (figura 9). Finalmente procedemos al vendaje de la extremidad con venda cohesiva para evitar flebitis e inflamación (figuras 10 y 11).

En caso de animales muy hipotensos puede ser interesante la realización de una pequeña incisión en la piel para visualizar mejor la vena, para ello puede emplearse una hoja de bisturí o el bisel de una aguja.

Mantenimiento y cuidados del catéter

  • Diariamente retiraremos el vendaje para realizar una inspección de la zona de inserción del catéter, que debe estar limpia y seca, sin inflamación, enrojecimiento ni supuración. Las zonas de la extremidad próximas al esparadrapo no deben estar edematizadas; si es el caso, será necesario retirar este catéter y colocar uno nuevo en la otra extremidad.
  • Cada doce horas verificaremos que no hay extravasación de fluidos o medicación.
  • Para evitar la obstrucción de la vía realizaremos lavados con 5 ml de solución heparinizada (1-2 UI/ml) o bien con suero salino dos veces al día.
  • Se deben detener las infusiones siempre que el paciente se queje por dolor, escozor en el punto de inyección o notemos inflamación en la extremidad.
  • Cuando se retira el catéter hay que asegurar una correcta compresión de la zona de punción para evitar la formación de hematomas.

Extraído de Cristina López Algaba y Germán Pérez Muñoz. Colocación del catéter intravenoso periférico en gatos: depurando la técnica. Ateuves 90, págs. 9-12.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies