¿Conoces la Cotorra del sol?

0

También conocida como aratinga solar o perico dorado, es uno de los loros sudamericanos más atractivos y llamativos, con temperamento sociable y bullicioso.

Cómo seleccionar una cotorra del sol

Como ya hemos comentado en otras ocasiones los futuros propietarios deben comprobar que los animales tengan un aspecto saludable. Para ello se han de fijar en lo siguiente:

  • Ojos bien abiertos y con brillo; patas con aspecto uniforme y no reseco y dedos completos con todas sus uñas.
  • Plumaje limpio y bien adherido al cuerpo. Cuando son jóvenes su plumaje no tiene un amarillo tan extenso como a los dos o más años. Los juveniles presentan la zona de las alas en color verde que cambiará a amarillo intenso con las sucesivas mudas anuales.

Los adultos logran el esplendor de su llamativo color predominantemente amarillo con rojo anaranjado y verde en alas y cola a partir de los dos años.

Si está demasiado inquieto será un loro con tendencia a hacer mucho ruido, algo propio de esta especie.

Datos básicos
Nombre científico: Aratinga solstitialis
Longevidad: 20-30 años
Independencia: 1 mes y medio – 2 meses
Incubación: 23-28 días
Dimorfismo sexual: no
Alimentación: semillas y fruta
Longitud: 20-30 cm
Peso: 85-90 g
Hábitos: diurnos
Hábitat: zonas cálidas y húmedas

Necesidades esenciales

Tiene un carácter muy activo y sus vocalizaciones son sonoras. No es un gran imitador. Su inteligencia es muy notable y es muy hábil a la hora de aprender a volar hacia su dueño.

  • Espacio: cuanto más le podamos ofrecer mejor. Su jaula debe ser suficientemente amplia como para que estirando sus alas no tropiece con ningún elemento. Lo ideal es que duerma en la jaula y pueda salir durante el día. Una jaula espaciosa le permitirá hacer ejercicio cuando no se pueda liberar en un espacio controlado.
  • Tiempo: al ser una especie gregaria le gusta tener compañía. Si se mantiene en pareja en un recinto amplio vivirá muy bien. Si va a manejarse como mascota única deseará estar incluido en la rutina familiar y mantener contacto visual. Si el ejemplar está sano y bien acostumbrado, sabrá administrar sus periodos de independencia sin problemas.
  • Lugar: un loro que está siempre rodeado de personas suele ser un animal alegre y sano pero también necesita tranquilidad. Evitar sitios como la cocina, cuartos de baño o el salón de la televisión para el establecimiento de su jaula. Debe vivir en un lugar tranquilo con luz natural.

Hace llamadas al amanecer o cuando se ve amenazado o sorprendido. Al atardecer y al anochecer suele repetir. Un nuevo propietario debe contar con esta faceta de su mascota y con la tolerancia, o no, de sus vecinos. Un solo ejemplar suele ser menos ruidoso si está integrado en la rutina familiar y no está largos periodos en absoluta soledad.

Tener el contacto de un veterinario que sepa de aves es fundamental; debe revisarlo como mínimo una vez al año.

Lo que no puede faltar

Imprescindibles

  • Jaula amplia acorde con su tamaño.
  • Perchas naturales (renovación periódica)
  • Juguetes interactivos diferentes. Hay que tener recambios para que los vean atractivos.

Dieta

  • Tres tipos de fruta picada a diario + vegetales como acelga o lechuga picada y pimiento rojo.
  • En comedero separado mezcla de semillas para cotorras sudamericanas.
  • Piedra de calcio.

Recomendaciones

  • Tener perchas estables fuera de la jaula donde pueda pasar tiempo.
  • Tener comederos y bebederos de recambio para poner limpios cada día.

Normativa

Está sujeta al Reglamento Europeo: ANEXO B. Actualmente su estado de conservación la clasifica como amenazada (U.I.C.N).

Extraído de Rafael Zamora Padrón, Cotorra del sol, EspeciesPro 199, pag. 16.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies