Consejos para una correcta nutrición

0

Los conocimientos sobre nutrición constituyen un tema fundamental que todo auxiliar debería transmitir a los propietarios.

Una nutrición equilibrada es esencial para man­tener la salud. Esto que parece tan evidente cuando hablamos de las personas no está tan claro para algunos propietarios que ofrecen a sus animales toda la comida que piden o un exceso de golosinas. Educar a los clientes sobre cuál es la nutrición más adecuada para sus ani­males es una tarea muy ardua pero fundamental porque tanto el auxiliar como el resto del equipo de la clínica son las únicas personas que pueden ofrecer una información fidedigna y adecuada a las necesidades de cada mascota (ver cuadro).

El consejo nutricional debería estar presente en cada visita ya que cuanto más hables del tema más fácil le será al propietario responder con sinceridad a todo lo que le preguntes. A conti­nuación vamos a dar algunos consejos para que te asegures en la medida de lo posible de que el propietario está alimentando correctamente a su mascota.

Historia nutricional

Antes de la visita pídele que te traiga una foto o un recorte del paquete de comida que toma su animal. Así evitarás respuestas del tipo: “el que anuncian en la tele, con un gato blanco precioso”.

Ten preparado un cuestionario nutricional para que rellene el propietario mientras está en la sala de espera. Debería incluir datos sobre el alimento principal como: marca, formulación, cantidad diaria de producto y también sobre los otros alimentos (golosinas, masticables, etc.). Si el cliente rellena dicho cuestionario cada vez que realiza una visita a la clínica tendrás un valioso historial que te permitirá ver la evolu­ción de la alimentación de la mascota a lo largo del tiempo.

La cantidad adecuada

Cuando en las recetas de cocina indican que hay que utilizar “una patata grande” ¿de qué peso están hablando? ¿250 g? ¿400 g?… Lo mismo sucede con la cantidad de alimento de las mascotas. El propietario te puede decir que solo toma una taza de pienso al día, pero ¿estamos hablando de taza de café o de leche? Hay que asegurarse de que la canti­dad indicada se corresponde con la realidad. Recuérdale al propietario que la cantidad recomendada que sale en el paquete es solo eso, una recomendación y que hay que ade­cuar la cantidad a las necesidades y estado físico de cada paciente.

Cuidado con los suplementos

Snacks, golosinas y demás complementos ali­menticios no deben suponer más del 10 % del total del consumo calórico del animal si no que­remos comprometer su peso y su salud. Recuér­dale al propietario que los puede sustituir por productos bajos en calorías y también por troci­tos de frutas o vegetales.

Una buena comunicación

Acostúmbrate a hablar con el cliente de la alimen­tación de su mascota desde el primer día. Al igual que el control de los parámetros de vital impor­tancia —temperatura, pulso, respiración y evalua­ción del dolor— la evaluación nutricional se debe realizar en todos los pacientes en cada visita.

Utiliza términos médicos en la conversación y evita juicios innecesarios: si el propietario siente que le estás echando la culpa de la con­dición corporal de su mascota es posible que se cierre en banda y no haga ningún caso a tus indicaciones.

Debes explicarles el por qué de todas las cosas: por qué es necesario que reduzca peso (háblale de los problemas de salud asociados con la obe­sidad como diabetes, hipertensión, etc.), por qué hay que utilizar esta dieta y no otra, etc. De este modo notarán que les estás haciendo par­tícipes de la nutrición de su mascota y que son una parte imprescindible para conseguir una buena calidad de vida de la misma.

El cliente que lo sabe todo

Los clientes que buscan información en Internet y lo saben todo pueden plantear un verdadero reto al equipo de profe­sionales. Si te resulta difícil conseguir que te hagan caso, al menos puedes ayudarles a analizar y seleccionar el contenido de las páginas web.

¿Quién ha escrito la información? ¿Un propietario, un veteri­nario generalista, un experto en nutrición? Los especialistas en nutrición tienen un diploma oficial y son personas que se han formado de forma específica sobre este tema.

¿Aparecen referencias en la información? Se puede decir que un alimento resulta tóxico para una mascota pero si el autor apoya esta afirmación con un estudio científico resulta más creíble.

Mantener la calidad de una página web cuesta tiempo y esfuerzo y es necesario actualizarla con las últimas nove­dades. Hay que desconfiar de las páginas obsoletas o que no se actualizan con frecuencia.

No hay que fiarse de los casos específicos. Cuando un propietario dice en una web que un determinado producto le fue bien a su mascota, eso no quiere decir que le vaya a fun­cionar a otra. Cualquier duda debe comentarla con el veterinario.

Atención a las tablas y valoración de los alimentos. La mayoría de los dueños de mascotas considera que la lista de ingredi­entes es el factor más importante en la elección de un alimento para mascotas. Sin embargo, la lista de ingredientes no da ninguna información sobre su calidad y puede ser muy confusa respecto a la calidad general de la comida. Existen numerosas organizaciones como la WSAVA Global Nutrition Committee que ofrece a los propietarios recomendaciones sobre cómo utilizar la información más importante de la etiqueta para seleccionar el mejor alimento para los animales domésticos. Recomiéndales siempre sitios oficiales como ese.

Extraído de María Villagrasa, Consejos para una correcta nutrición, Ateuves 65, pags. 16-17.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies