¿Cuáles son las causas del picaje?

0

El picaje puede interpretarse como una señal de alarma que indica que algo no está bien en el ambiente del ave.

El picaje es una alteración del comportamiento importante, compleja y, en general, difícil de tratar. No es una enfermedad en sí misma sino la manifestación externa de una serie de altera­ciones de origen diverso.

La prioridad radica en determinar la causa que provoca el picaje, aunque no siempre es posible. Es importante realizar un diagnóstico adecuado y descartar cualquier causa orgánica, que deberá tratarse de forma apropiada. Solo tras descartar las posibles causas orgánicas se puede dar por sen­tado que el picaje es de origen psicológico (abu­rrimiento, miedo, ansiedad, frustración o estrés).

Este problema no se presenta jamás en aves en libertad, y no es casualidad, pues su origen se encuentra casi invariablemente en las condicio­nes deficientes de mantenimiento.

Entre el propietario y el veterinario se deberá investigar minuciosamente la historia del caso para determinar qué falla en el cuidado del ani­mal. El éxito del tratamiento está directamente relacionado con el nivel de colaboración del pro­pietario, que deberá invertir tiempo, esfuerzo y paciencia. Esto es así porque cada caso puede requerir diferentes tratamientos, con frecuencia a largo plazo o con resultados parciales puesto que, una vez iniciado el problema, puede con­vertirse en un hábito y persistir tras la desapari­ción de las causas que lo originaron.

Como auxiliar veterinario es importante que enseñes a los propietarios cómo cuidar correc­tamente del loro. Deben ser conscientes de que no basta con dejar salir al animal de la jaula un rato cada día. Por este motivo, a lo largo del artículo se explicarán los puntos clave que debes recordar al propietario para evitar los problemas de conducta de su mascota.

Posible origen psicológico del picaje

Las principales aves afectadas pertenecen al grupo de las psitácidas más conocidas común­mente como loros, ya que son las que se utili­zan como mascotas. Los loros son animales de gran inteligencia, curiosos e inquietos por natu­raleza. Hay que proporcionarles, no solo una correcta alimentación e higiene, sino también medios para desarrollar y mostrar sus comple­jas aptitudes psíquicas. La falta de estímulos y el aburrimiento pueden producir trastornos psí­quicos como ansiedad y frustración.

Para explicar el posible origen psicológico del picaje hay que conocer el comportamiento en la naturaleza de estas aves. En estado silvestre los loros dedican la mayor parte del tiempo a tareas diarias como la búsqueda de alimento, las interacciones sociales y el acicalamiento. Estas tres tareas básicas constituyen comportamien­tos esenciales para la salud mental y el bienestar del animal. La búsqueda de alimento y el aci­calamiento son comportamientos instintivos, es decir, el loro nace con ellos. Las interacciones sociales, sin embargo, al igual que en los huma­nos, se aprenden a lo largo de la vida, especial­mente durante el periodo de infancia y juventud. El equilibrio entre estos tres comportamientos es fundamental para la salud mental del ave.

Uno de los problemas asociados al estado de cautividad es la supresión del comportamiento de búsqueda de alimento. El loro siempre lo tiene disponible en abundancia, tan solo tiene que ir al comedero. En lugar de las 6-18 horas diarias, la alimentación tan solo le ocupa 15-20 minutos al día. Las interacciones sociales se ven alteradas debido a que el ave vive en una “bandada” de humanos. Esta última alteración es aún mayor cuando los propietarios están fuera de casa durante horas y el loro se queda solo, lo que es totalmente antinatural. Todo esto altera el equilibrio entre los tres comportamien­tos básicos: como el loro ya no gasta tiempo en buscar comida y queda privado de la posibili­dad de las interacciones sociales, exacerba el comportamiento de acicalamiento llevándolo al extremo de cortarse o arrancarse las plumas o, en casos más graves, incluso hacerse heridas.

El objetivo es proporcionar a la mascota herra­mientas para que pueda desarrollar sus compor­tamientos instintivos de una forma más natural y enseñarle un comportamiento social saludable que fomente su seguridad y autoestima.

Extraído de Silvia Ugalde Bilbao, El comportamiento de picaje en psitácidas, Ateuves 69, págs. 20-23.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies