Dermatosis parasitarias caninas y felinas por pulgas, otros insectos y garrapatas

0

Dermatosis parasitarias caninas y felinas por garrapatas y pulgas

Algunas de las dermatosis parasitarias caninas y felinas pueden ser conside­radas zoonosis y, por tanto, nuestro procedi­miento clínico y terapéutico debe ser riguroso y ordenado.

Aunque su diagnóstico puede ser en ocasiones sencillo, no debemos olvidar que algunas enfermedades parasitarias cutáneas se hallan seriamente subdiagnosticadas.

Garrapatas

Existen dos grandes grupos de garrapatas:

1Argásidos o garrapatas blandas.

2Ixódidos: son las denominadas garrapatas duras. Los géneros más relevantes son Rhipi­cephalus, Ixodes y Dermacentor. Son las más comunes en el perro.

Estos parásitos se alimentan de sangre y se adhie­ren al hospedador en las zonas que tienen más contacto con el suelo, como orejas, cabeza, región interdigital y axilas, aunque pueden parasitar todo el cuerpo. A menudo, el perro afectado no presenta síntomas cutáneos, aunque en animales sensibles a la infestación, esta puede cursar con prurito y el desarrollo de múltiples lesiones granulomatosas.

Sin duda, el factor más relevante en la parasi­tosis por garrapatas es su papel como vectores de múltiples enfermedades como Ehrlichiosis y enfermedad de Lyme. Es importante recordar al propietario que nunca debe retirar una garrapata manualmente, ya que sus fluidos internos son al­tamente infecciosos y susceptibles de transmitir enfermedades a la especie humana. Es preferible emplear siempre un insecticida tópico, previo a la retirada de la garrapata mediante unas pinzas destinadas exclusivamente a este fin.

Existen multitud de productos indicados en el control de las garrapatas, en forma de collar antiparasitario, loción o pipeta spot on, por ejemplo.

Pulgas

Son insectos hematófagos de distribución mun­dial, aunque mucho más abundantes en zonas con clima templado y humedad relativa elevada.

Chenocephalides felis es la pulga que se encuen­tra con más frecuencia tanto en el perro como en el gato. Es habitual encontrar casos de portado­res asintomáticos, donde la pulicosis no produce síntomas. Por el contrario, en los animales sensi­bles los síntomas pueden llegar a ser muy inten­sos, cursando con prurito, alopecia, erosiones y excoriaciones autoinflingidas, principalmente en la región dorsolumbar y base de la cola.

El tratamiento de la pulicosis debe ir encamina­do a controlar a los adultos y sus formas larva­rias según el programa “lucha integrada”, que aúna el tratamiento sobre el animal afectado y el ambiente, ya que una pulga hembra puede poner entre 2.000 y 8.000 huevos durante su ciclo vital, en el entorno del animal afectado.

En el hogar es importante intensificar la limpieza mediante la aspiración, sobre alfombras y ele­mentos textiles, con el fin de eliminar la mayor cantidad de huevos y formas larvarias posible.

Piojos

La pediculosis es una enfermedad cutánea pro­ducida por piojos. Estos insectos pueden ser chupadores, como Linognathus setosus (perro) o mordedores, como Felicola subrostratus (gato).

Los chupadores se alimentan de sangre y pueden llegar a producir anemia en animales muy parasi­tados. Los mordedores, por su parte, se alimentan de detritus cutáneos, y suelen producir descama­ción o seborrea. Ambos son característicos de ani­males que viven en condiciones insalubres, o que se encuentran muy debilitados por enfermedades concomitantes, víricas o parasitarias.

En general, son bastante sensibles a los antipa­rasitarios convencionales, aunque debe identifi­carse la causa predisponente para conseguir su erradicación completa.

Moscas

Algunas de sus especies, como Tabanus o Si­mulium, pueden afectar a la piel del perro o del gato mediante la mordedura de las áreas más prominentes, como la punta de las orejas, pu­diendo llegar a ocasionar necrosis del tejido tras exposiciones repetidas.

Otras especies, en cambio, son capaces de de­positar sus huevos sobre heridas abiertas de animales debilitados o enfermos, dando lugar a miasis o infestación por larvas de mosca.

Principales grupos de ectoparásitos

Extraído de: César L. Yotti Álvarez. Dermatosis parasitarias caninas y felinas. Ateuves nº 32, pp. 28-35

 

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies