En qué consiste la laserterapia

0

El láser es una técnica terapéutica que empezamos a utilizar en las clínicas veterinarias como una nueva manera de ayudar a nuestros pacientes.

El láser es una herramienta no invasiva e indo­lora, y se puede aplicar tanto en traumatología como en rehabilitación. También sirve para paliar cualquier patología en la que aparezca el dolor, la inflamación, los edemas, las heridas o las úlceras.

Fisiológicamente hablando, el láser actúa sobre las células, aumentando la circulación local, lo que incrementa la liberación de oxí­geno, que a su vez estimula la oxigenación celular en la mitocondria e incrementa la pro­ducción de ATP.

En una primera toma de contacto con los clien­tes comprobamos que suelen venir a la clínica bastante preocupados por sus mascotas. Por lo que el primer paso consiste en dejar que un veterinario evalúe al paciente para obtener un diagnóstico certero, y una vez diagnosticado, al cliente se le facilitarán todas las opciones disponibles para su caso concreto.

Por lo que respecta al láser, tenemos que inci­dir en que uno de los puntos importantes es que a menudo no es un sustitutivo de otro tra­tamiento, sino más bien una herramienta de apoyo y un complemento, ya sea para ayudar­nos a sobrellevar una cirugía o para acelerar el proceso de recuperación.

Desde el momento en que nos disponemos a tratar a un paciente con láser, se tendrá que analizar la indicación terapéutica, el modeloy la frecuencia, la selección de parámetros, establecer los objetivos y otros factores. Igual­mente, dependiendo del caso clínico de cada animal, será necesario determinar la duración del tratamiento, que —no obstante— iremos calculando según la velocidad de respuesta de cada caso frente a la terapia. Los veterinarios, en cada sesión de láser, podrán revaluar a sus pacientes en la clínica y, una vez evaluados, los auxiliares ayudaremos a realizar las sesiones.

Indicaciones terapéuticas

A continuación vamos a ver cuáles son las indicaciones terapéuticas del láser en general y desarrollaremos con un ejemplo algunas de ellas.

  • Dolor de origen neurológico
  • Lesiones tendinosas y musculares
  • Contusiones y hematomas
  • Bursitis
  • Lesiones cutáneas superficiales (heridas, lla­gas, etc.)
  • Granulomas por lamido
  • Fístulas perianales
  • Estomatitis
  • Gingivitis felina
  • Otohematoma
  • Dolor de origen musculoesquelético
  • Enfermedad articular degenerativa
  • Terapia posoperatoria de las heridas qui­rúrgicas

La sala de láser

La sala de láser es una zona en la que los ani­males deben sentirse cómodos, ya que podemos pasar en ella de 1 a 15 minutos con el paciente y el propietario (figura 1).

Figura 1. Sala de láser de la Clínica Veterinaria Unzeta.

El animal debe permanecer relajado para faci­litar la aplicación del láser en las partes en las que resulte más complicado llegar, para ello la mesa o asiento tiene que ser mullido y cómodo para que no se pueda resbalar (figura 2).

Figura 2. Fisgón esperando en la sala para recibir su sesión de laserterapia.

Preguntas frecuentes

En lo que respecta al láser, estas son las dudas más frecuentes que plantean nuestros clientes:

¿De cuántas sesiones consta el tratamiento?

Como es lógico, esto se evalúa en función de la patología, de su gravedad y según esta sea aguda o crónica. Por lo general el número de sesiones oscila entre 2 y 10.

¿Con que frecuencia podemos aplicar el láser?

Para tratar heridas, la frecuencia podría ser incluso diaria, pero en caso de tratarse de otra patología, el láser podría aplicarse en días alter­nos o con otra frecuencia.

¿Se puede combinar el tratamiento con otros fármacos?

No supone ningún problema la combinación del láser con cualquier otro tratamiento adicional.

Precauciones

Si hablamos de las precauciones que hay que tener en cuenta a la hora de aplicar esta terapia, podemos indicar que debemos proteger siem­pre los ojos del paciente con unas gafas especia­les, puesto que la luz del láser puede afectar a la retina, y de no protegerlos adecuadamente, la exposición directa podría provocar daños irre­versibles en la misma.

En cuanto a las contraindicaciones, sabemos que en procesos tumorales diagnosticados, el láser no diferencia entre las células sanas y las células tumorales, estimulando también a estas últimas y acelerando el proceso degenerativo de la enfermedad, por lo que habrá que ser preca­vido en el diagnóstico previo a la terapia. por último, está contraindicado en casos de gestación, procesos hormonales, epilepsia y en pacientes tratados con corticoesteroides y con AINE intraarticulares siempre que la lasertera­pia tenga que ser aplicada a este nivel.

Conclusiones

En definitiva, nuestra mayor satisfacción es comprobar cómo gracias al tratamiento con láser la mayoría de nuestros pacientes mejora notablemente su calidad de vida, en algunas ocasiones incluso en casos complicados con patologías fundamentalmente neurotraumato­lógicas muy avanzadas.

Extraído de Verónica Gómez Sánchez, En qué consiste la laserterapia, Ateuves 77, págs. 20-23.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies