La ansiedad felina

0

El comportamiento del gato nos puede indicar que algo no funciona y que esa es su manera de indicarnos que está pasando por un episodio de ansiedad.

La mejor definición que podemos dar de ansiedad es la propuesta por el Dr. Pageat: “Se trata de un estado reaccional, caracterizado por el aumento de la probabilidad de desencadenar reacciones emocionales parecidas a las del miedo, como respuesta a toda variación del entorno, tanto interno como externo”.

Como consecuencia de este estado patológico nos encontramos pérdidas de la capacidad adaptativa ante una mínima variación del entorno, una desorganización de las secuencias comportamentales y una pérdida de autocontrol.

Podemos establecer tres tipos distintos de ansiedad:

  1. Ansiedad paroxística: aparece en forma de crisis, accesos de pánico que se manifiestan de forma brutal. Observaremos manifestaciones orgánicas directas como pueden ser vómitos, respiración superficial, taquicardia, piloerección…
  2. Ansiedad intermitente: hay alternancia entre fases de ansiedad con fases normales. Los signos clínicos varían en función de la evolución a lo largo del tiempo.
  3. Ansiedad permanente: hay una inhibición del comportamiento del animal.

Etograma

Una vez vistos los distintos tipos de ansiedad, hay que adaptarlos al etograma del gato. Dentro de las manifestaciones de la ansiedad podemos encontrarnos con:

1 Comportamientos centrípetos: se centran en el propio individuo.

Comportamiento alimentario: es importante ver en qué momento del día comen, la cantidad de comida ingerida y la existencia o no de agresividad. Si ingieren comida por la noche puede ser indicativo de ansiedad.

Comportamiento eliminatorio: trastornos eliminatorios producidos por la ansiedad, entre los que podemos incluir las heces blancas o diarreicas encontradas en diferentes áreas. Hay que distinguir este comportamiento de un mal aprendizaje del aseo, ya que, en este caso el problema tiene lugar desde el comienzo de la vida del animal.

Sueño: los animales que se aíslan en lugares poco accesibles o se muestran agresivos ante la invasión de su espacio, son animales cuya sociabilización es bastante escasa. En casos de ansiedad podemos encontrarnos con despertares bruscos o con la disminución de sus horas de sueño.

2 Comportamientos centrífugos: su objetivo principal es la modificación del entorno.

Comportamiento agresivo: la agresividad por miedo es la que predomina en los cuadros de ansiedad intermitente, al igual que ocurre en el caso del perro. En los gatos que viven en apartamentos observaremos como muestra de ansiedad una desregulación de la agresividad por depredación dirigida sobre todo hacia sus dueños. Esta comienza siendo un juego, pero acaba convirtiéndose en un ataque hacia los tobillos de los propietarios. Esta agresividad también puede desarrollarse en gatos que tengan una sociabilización deficiente.

Comportamiento exploratorio: este comportamiento está totalmente inhibido en casos de ansiedad permanente. En la ansiedad de cohabitación la introducción de un nuevo compañero puede aumentar en un primer momento el comportamiento exploratorio con el fin de controlar todos los movimientos del recién llegado. Este último caso termina con una inhibición del comportamiento, puesto que ambos animales pasan todo el tiempo vigilándose mutuamente.

Comportamiento de marcaje: este comportamiento solo es posible describirlo como tal en el caso del gato, ya que este estructura todo su territorio en diferentes áreas en función de para qué las vaya a utilizar. Cada una de las diferentes zonas está marcada mediante señales faciales (feromonas). Si el gato presenta algún tipo de ansiedad, va a dejar de realizar marcas faciales para pasar a marcar con orina. Este tipo de marcaje podemos encontrarlo tanto en machos, castrados o no, como en hembras. En los machos enteros hay que saber diferenciarlo de un estado de excitación sexual. La pérdida de estas marcas faciales supone un estrés para el animal y como consecuencia puede acabar realizando marcajes urinarios. En el caso de que se introduzca un nuevo animal, ya sea de la misma especie o de otra distinta, puede acabar desarrollando este comportamiento. Los gatos también marcan su territorio mediante arañazos, en el caso de aumentar estos es indicativo de ansiedad.

Extraído de Rosalía Domínguez y Cristina Castillo, Alteraciones del comportamiento en el gato, Ateuves 51, pág. 22-25.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies