La cría del cachorro a biberón

0

Lo normal es que una madre lleve a cabo las tareas de crianza de su prole sin ningún problema. No obstante, en algunas ocasiones esto no es posible, por lo que será necesario criar a mano a los cachorrillos y alimentarlos con biberón.

Al igual que sucede en la especie humana, la leche materna es el mejor alimento que pueden recibir los recién nacidos. Si la madre siente rechazo hacia sus hijos, no tiene suficiente leche o muere después del parto, habrá que tomar medidas para sacar adelante a los cachorros. Criarlos a mano con la ayuda de un biberón es una de las opciones más cómodas; no obstante, eso no quiere decir que sea una tarea fácil, al contrario, requiere mucha dedicación y esfuerzo y es un trabajo que absorbe mucho tiempo: la madre adoptiva debe estar atenta para saber cuándo los cachorros tienen hambre, calor o frío, debe mantener su caja limpia de excrementos e iniciar al cachorro en el proceso de socialización, entre otras cosas. En definitiva, es un trabajo que va a ocupar prácticamente las 24 horas del día durante unas cuatro semanas y que no siempre tiene garantías de éxito.

Son cuatro los aspectos que hay que considerar a la hora de criar con biberón una camada de cachorrillos: higiene, temperatura, prevención de enfermedades y alimentación. Después de hablar de la alimentación trataremos brevemente los tres primeros temas, ya que, si no se controlan correctamente, poco puede hacer una nutrición adecuada.

Alimentación

La composición de la leche varía entre los diferentes mamíferos. Hoy en día a nadie se le ocurriría dar leche de vaca rebajada con agua a un bebé humano recién nacido; del mismo modo, está completamente contraindicado ofrecer este mismo alimento a un cachorro de perro. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es comprar una leche de calidad especialmente preparada para cachorros que contenga todos los nutrientes necesarios para su crecimiento. Debe evitarse cualquier otro tipo de leche.

La leche para perros, por lo general, se comercializa en polvo, por lo que para su preparación es necesario mezclarla con agua. Hay que hacer una mezcla perfecta sin grumos para evitar que el cachorro se atragante y antes de ofrecérsela hay que dejar que se enfríe hasta que alcance una temperatura parecida a la del cuerpo de la madre, es decir, unos 38 ºC.

El biberón y las tetinas

El tipo de biberón y la tetina dependerán de la raza del perro: existen biberones especiales diseñados para cachorros, aunque también se pueden usar los de bebés.

Respecto a las tetinas, las que se utilizan para los bebés prematuros suelen dar buenos resultados. Si la tetina carece de agujeros se pueden hacer dos con la ayuda de una aguja que previamente se habrá esterilizado y calentado al calor de una llama. Han de ser pequeños, de modo que la leche fluya lentamente (agujeros numerosos y muy grandes pueden hacer que la leche fluya muy rápido y que el cachorro se atragante o no la digiera correctamente).

Hay que limpiar y esterilizar biberón y tetinas después de cada uso.

Postura del cachorro

Lo primero que hay que hacer antes de coger al animal es recordar que un perro no es un bebé humano y por lo tanto no se le puede mecer en los brazos. Si nos fijamos en una perra cuando amamanta a su prole podemos ver que los pequeños se mantienen estirados sobre su barriga, con la cabeza ligeramente alzada. Para conseguir esta misma postura se puede utilizar una toalla enrollada o bien colocar el antebrazo frente al animal.

A continuación hay que introducir suavemente la tetina en la boca del cachorro y apretar ligeramente el biberón para que empiece a caer leche. Después de probar las primeras gotas, el perrito empezará a succionar por sí mismo. Nunca hay que forzar al animal para que coma, si le obligamos puede que la leche entre en sus pulmones y le ahogue o bien le provoque una neumonía.

Al igual que sucede con los bebés humanos puede que al cachorro le cueste aceptar el biberón por primera vez, por lo que hay que seguir insistiendo y no desanimarse.

Al terminar hay que estimularlo para que eructe. Para ello se le pueden dar ligeros golpes en la espalda o bien colocarlo a dos patas y después bajarlo hasta que apoye las cuatro varias veces.

Del mismo modo, después de la comida hay que estimular a los cachorros para que defequen. Esto se puede realizar frotando la zona genital con un algodón humedecido en agua tibia. Algunos cachorros pueden realizar esto de forma independiente, sin necesidad de estimulación, cuando alcanzan las 2 o 3 semanas de edad.

Cantidad de leche

Las etiquetas de las leches maternizadas ya suelen indicar la cantidad necesaria de producto para cada raza, aunque por lo general la tasa de crecimiento también varía de unos individuos a otros dentro de la misma raza. Es importante no sobrealimentar al cachorro: un exceso de comida le puede provocar vómito o diarrea (como regla general es mejor dar pocas cantidades de alimento a menudo que mucho en pocas tomas). La mejor manera de saber que el cachorro está comiendo la cantidad adecuada es pesarlo cada día y estar atento a su comportamiento. Un cachorro bien alimentado ganará peso cada día y pasará la mayor parte del tiempo durmiendo entre tomas. Por el contrario, si no gana peso, llora demasiado, se mueve mucho o parece letárgico, el animal tiene un problema que habrá que resolver con rapidez. No obstante, hay que tener en cuenta que es probable que un cachorro huérfano gane menos peso y crezca menos en general que uno que haya sido criado por su madre.

Los cachorros alimentados con biberón comen unas seis veces al día. A las tres semanas serán suficientes cuatro biberones y a las cuatro semanas ya se puede empezar con el destete.

Extraído de María Villagrasa, Cría del cachorro a biberón, Ateuves 30, pags. 14-17.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies