La dieta del hurón

0

Un hurón no es un gato pequeño por lo que necesita una alimentación específica, equilibrada y completa para evitar la aparición de problemas digestivos o de otro tipo.

Los hurones son del orden Carnívora, por tanto, carnívoros estrictos. Una de las principales causas de enfermedades de los hurones es no tener una dieta equilibrada. Debemos desmontar la creencia de que podemos alimentar a estos pequeños y simpáticos animales con piensos destinados a perros o gatos, porque estos piensos no tienen en cuenta sus necesidades específicas.

Su alimentación debe ser rica en proteína, principalmente proteína de origen animal más que vegetal. En el pasado cuando no había piensos específicos se les recomendaba darles pienso de gatos con carne cruda. En la actualidad existen en el mercado una gran variedad de piensos de alta calidad destinada a estos animales. Los piensos de mala calidad o poco adecuados, pueden producirles diarreas, pelo mate y de menos densidad, y aumento de sarro, entre otras patologías.

Un poco de historia

La domesticación del hurón (Mustela putorius furo) empezó aproximadamente hace 2.000 años. Los hurones fueron utilizados para la caza de conejos y posteriormente pasaron a ser animales de compañía, por su pequeño tamaño y su carácter extrovertido y juguetón.

Es probable que su origen se encuentre en el norte de África, pero fue domesticado en el sur del Mediterráneo, de ahí su nombre: “hurón”, que deriva de su nombre latino que significa ladrón, y “putorios” que significaba hedor, ya que estos animales tienen un olor característico debido al almizcle.

Como auxiliares que atendemos a animales exóticos, debemos tener claro que el pienso es la mejor opción para los hurones, ya que con este tipo de comida nos aseguraremos de estar dándoles comida saludable y con todos los nutrientes que necesitan. Hay que ver su composición ya que no todas las marcas cumplen con las necesidades específicas para estos animales y pueden tener deficiencias proteicas o de ácidos grasos que influirán directamente en su estado de salud.

Los hurones tienen una digestión bastante rápida debido a la forma delgada de su aparato digestivo. Si no les aportamos alimentos que faciliten la digestión pueden desarrollar problemas del tipo de diarreas o inflamación.

Composición de la dieta

Esta es la lista de los componentes alimenticios que deberían formar parte de la dieta de los hurones:

  • Un mínimo del 38 % de proteínas.
  • Entre un 18 % y 20 % mínimo en grasas. La grasa debería ser de aves de corral; no es adecuada la carne de alimentos que contengan grasa sin especificar.
  • Un 20 % de carbohidratos.
  • Un 4 % como máximo en fibras.

Hay que tener presente que la mayoría de los hurones suelen regular su consumo diario, lo que permite que tengan siempre agua limpia y comida disponible en la jaula. Sin embargo, existe la posibilidad de que el animal tenga tendencia al sobrepeso y la obesidad y entonces habrá que dosificarle la toma de alimento cada 8 horas aproximadamente (esta regulación no sería para el agua).

La comida seca es más recomendable que la comida húmeda en lata porque esta última tiende a producir más sarro y porque si solo le diésemos comida en lata, al tener un mayor contenido en agua, no dispondría de los niveles de proteína suficientes.

Alimentos prohibidos

Como ya hemos comentado es mejor que no coman nada de comida casera. Además, debe­mos dejar claro a los propietarios de estas mascotas que nunca deben ingerir estos alimentos:

  • La leche de vaca: los hurones no toleran bien la lactosa.
  • El maíz: no lo digieren bien por su alto contenido en fibra.
  • La cebolla: pueden causarles anemia por su contenido en disulfuro.
  • El pescado fresco crudo: este posee una enzima que destruye la vitamina B1 o tiamina. La enzima causante de esto se llama tiaminasa.
  • La carne de cerdo (especialmente cruda) es muy peligrosa para ellos.
  • Bajo ningún concepto tampoco las sobras de nuestros alimentos, estos llevan mucha sal y especias que no les sientan nada bien a los hurones.
  • Los dulces como la miel y otras golosinas humanas, les producen diabetes y caries.
  • Un alimento que es muy pernicioso para los hurones es el chocolate. Debido a su contenido en teobromina, le puede producir desde ataques al corazón hasta un coma irreversible.

¿Qué tipo de premios se les puede ofrecer?

En primer lugar, hay que decir a los propietarios que los premios deben darse solo de vez en cuando y no instaurarlos como una rutina dentro de su dieta.

Podemos ofrecerles premios específicos para hurones que se venden en el centro veterinario o en tiendas especializadas, eso sí, siempre en pequeñas cantidades. No siempre es fácil encontrar en todos los sitios premios para estos animales, en este caso podemos darles premios de gato.

Remedio para las bolas de pelo

Los hurones al igual que los gatos dedican mucho tiempo a su acicalamiento, por esa razón suelen tener también el mismo problema de las bolas de pelo. La solución es la adminis­tración periódica de pasta de malta para gatos, teniendo especial cuidado en ofrecerles siempre pequeñas dosis.

Patologías digestivas frecuentes

Los hurones son sensibles a padecer problemas digestivos por diferentes causas:

  • Cambios de dietas de forma brusca. Provocan diarreas por disbiosis (vemos heces poco digeridas o verdosas).
  • Obstrucciones intestinales por cuerpos extraños/tricobezoar. Se comen cosas de la basura (huesos de pollo…), trozos de ropa, etc. Por ello, se recomienda que los hurones no se dejen sueltos por casa sin supervisión.
  • Pueden ingerir tóxicos como matarratas, productos de limpieza, etc., por lo que hay que vigilar que no tengan acceso a estos productos.
  • IBD (enfermedad inflamatoria del intestino). Es un síndrome relacionado con intolerancias y alergias alimentarias. Hay hurones que no toleran alguna marca en especial, o que en general no hacen digestiones adecuadas.
  • Parásitos. Son propensos a tener parásitos intestinales, por ello, se deben realizar siempre análisis coprológicos en su primera visita.
  • Helicobacter. En caso de inmunosupresión o estrés esta bacteria puede dar lugar a úlceras gástricas, anorexia y diarreas.

Conclusión

Debemos aconsejar a nuestro cliente que antes de adquirir como mascota a estos maravillosos animales, dediquen tiempo y esfuerzo a informarse de todo lo que conlleva sus cuidados de higiene, hábitat y alimentación. Seguro que nos lo agradecerán.

Cosas que se deben tener en cuenta

  • Cualquier cambio de dieta se deberá realizar de forma gradual.
  • No darle una dieta casera porque esta nunca va a suplir todas las necesidades equilibradas que requiere.
  • Se le podría ofrecer carne cocida (pollo, caballo, res, corazón o riñón) pero es importantísimo no dársela nunca cruda o semicocida porque podrían transmitirle bacterias muy perjudiciales para su salud.

Extraído de: Núria Tabares Rivero, La dieta del hurón, Ateuves 67, pag. 14-16.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies