Los animales no son un regalo

0

Una de cada tres protectoras, concretamente un 36%, observa un aumento significativo de peticiones de adopción de perros y gatos antes de Navidad, según nuevos datos del Estudio “Él Nunca lo Haría” 2022 de Fundación Affinity. Por primera vez pone cifras a una realidad que se repite cada año: el regalo de animales de compañía en esta época y que se estima que pueden llegar a los 50.000 animales.

Según este informe, un 69% de las entidades de protección animal relaciona los regalos de perros y gatos durante las fiestas navideñas y los abandonos de principios de año. “Regalar un animal de compañía puede partir de una buena intención, pero los animales no deberían ser objeto de regalo o de sorpresas. La relación con ellos y la responsabilidad que implica su cuidado va mucho más allá y es imprescindible que sea la persona que cuidará del animal quien esté implicada en su búsqueda y que la decisión final de adoptarlo sea suya y de la familia con la que vivirá”, asegura Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

El 31% de las solicitudes de adopción son para regalar al perro o gato

Según los datos que recoge el Estudio “Él Nunca lo Haría”, el 31% de peticiones de adopción que reciben las protectoras durante las semanas previas a Navidad indica de manera explícita la intención de que el perro o el gato se conviertan en un regalo. Un dato que podría ser mayor ya que, aunque en el resto de las solicitudes no se mencione expresamente, otras peticiones podrían estar relacionadas con este mismo motivo sin que lo expresen claramente por temor a que la protectora no ceda el animal en adopción para este fin.

Ante estos casos, las protectoras activan protocolos para asegurarse que el animal no sea tratado como un obsequio y que las personas que convivirán con él sean las que soliciten la adopción. En caso de negativa, cada vez más protectoras optan por denegar la adopción. “Preferimos no dar al animal en adopción si es para regalarlo porque sabemos los riesgos que eso implica y queremos evitar que ese mismo animal sea abandonado a los pocos meses”, explica Òscar Montoro, director de servicios de Help Guau.

Adoptar un animal requiere reflexión previa y el consenso de toda la familia

La adopción es una de las principales estrategias que existen para reducir las cifras de animales en protectoras. No obstante, el proceso requiere una reflexión previa de la persona o familia que va a responsabilizarse del perro o del gato. Un animal de compañía es un miembro más de la familia y, por lo tanto, la decisión debe ser consensuada. Esto exige hablarlo, discutirlo, repartir responsabilidades y asumir el compromiso entre todos.

“Nos encontramos con muchas llamadas en las que detectamos rápidamente que detrás de la decisión de regalar un animal no hay una reflexión previa. Se pretende sorprender o también ayudar a alguien a quien creemos que un animal le puede mejorar la vida, pero sin tener en cuenta aspectos básicos como la voluntad de esa persona o su estilo de vida, cuestiones que sin duda van a marcar el éxito o fracaso de la relación”, afirma Òscar Montoro.

Según la Fundación Affinity, en caso de que se decida incorporar un animal de compañía en esta época del año, previa reflexión y no como un regalo sorpresa, por disponer de más tiempo libre, es preferible distanciar la llegada del perro o gato de los días tradicionales en que se hacen regalos, como Navidad o Reyes. De esta manera evitamos lanzar un mensaje a los más pequeños de que los animales son tratados como un juguete más.

Campaña de concienciación Red Flags

Con el objetivo de concienciar a la población de no utilizar a los animales como regalos en Navidad, la Fundación Affinity ha impulsado una campaña digital llamada Red Flags. En ella explican situaciones con las que se encuentran frecuentemente las protectoras en esta época del año. A través de tres vídeos, la Fundación reproduce tres conversaciones telefónicas inspiradas en casos reales de personas que han querido adoptar un animal para regalar.

Algunas situaciones de alerta que las protectoras han identificado en estas fechas tan señaladas y sobre las que la Fundación quiere concienciar para evitar que puedan terminar en un posible abandono son:

  • querer entregar como regalo a un cachorro a una persona mayor para superar la muerte de su anterior perro (sin tener en cuenta la idoneidad del animal ni el deseo de la persona de tener un nuevo animal)
  • regalárselo a un niño sin tener en cuenta que la responsabilidad no será exclusivamente suya y preguntar a la protectora si se lo pueden quedar hasta la noche de Reyes son

No te pierdas estos consejos para una adopción responsable. ¡Compártelos!

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies