Los tumores cutáneos: conceptos básicos

1

Ayudar al veterinario durante el diagnóstico y tranquilizar al propietario frente a la patología son las funciones básicas del auxiliar en el tratamiento de los tumores cutáneos.

Antes de comenzar a hablar de los tumores cutáneos, vamos a dejar claros algunos térmi­nos que a veces pueden llevar a confusión. No todos los abultamientos de la piel son iguales, existen diferentes variantes que los diferencian y que podríamos encuadrar en:

Los tumores cutáneos: conceptos básicos

Figura 1. Tumoración
perianal canina. Aspecto exuberante y ulcerado de un circumalanoma
benigno.

Inflamatorios: habones, pápulas o placas que son elevaciones de la piel de origen inflamatorio y que suelen ir acompañadas muchas veces de enrojecimiento (eritema) y en algunas ocasio­nes de prurito.

Neoplásicos: son abultamientos producidos en la piel por células atípicas que no corresponden al tejido donde se encuentran. Cuando tienen menos de un centímetro se denominan nódulos y al si tienen un mayor tamaño suelen denomi­narse tumores.

No inflamatorios, no neoplásicos: son los abul­tamientos, generalmente de forma irregular, producidos por la exudación de ciertas sustan­cias como minerales o producciones celulares.

Teniendo en cuenta esta diferenciación, nues­tro primer contacto con el paciente será para comunicar al propietario la importancia de la consulta veterinaria para que se realice una revisión exhaustiva y, posiblemente, una citolo­gía para poder diferenciar de cuál de las tres posibilidades se trata.

En este artículo hablaremos principalmente de los nódulos y tumores de origen neoplásico.

Algunas definiciones

Puede ser interesante repasar el significado de algunos conceptos para entender mejor el tema del que estamos hablando.

1 Estadios. Las neoplasias pueden variar de esta­dios desde 0 a 4 en general según se manten­gan en el tejido original sin invadir localmente, pasando a tejidos adyacentes, invadiendo gan­glios o bien llegando a órganos lejanos.

2 Estirpe celular. Los histopatólogos veterinarios podrán clasificar las neoplasias según el origen genético y morfológico de las células que las componen. En general, las estirpes más comu­nes son las epiteliales, las redondas y las mesen­quimatosas. Existen situaciones donde es muy difícil clasificar a las células dentro de estas estirpes por no ser reconocibles. En este caso se habla de células indiferenciadas o anaplasia y pueden ser necesarios estudios complementa­rios, como la inmunohistoquímica u otros estu­dios, para clasificarlas buscando características de diferenciación.

3 Ganglio satélite o centinela. Los ganglios son pequeños órganos del sistema linfático que se encargan de la defensa de determinadas regio­nes corporales que les corresponden, filtrando y reteniendo células y sustancias que puedan resultar anómalas. Se habla de ganglio centinela o satélite al que corresponde a la zona afectada a la que nos referimos. Es decir, sería el encar­gado de intentar detener las células tumorales que tratan de diseminarse.

4 Grado tumoral. El histopatólogo, de acuerdo a ciertas características celulares como las for­mas, la homogeneidad en tamaños, la cantidad de mitosis, etc., puede clasificar los tumores en grado bajo y alto, lo que significa menor o mayor agresividad neoplásica, respectivamente.

5 Linfoadenopatía. A los ganglios se les deno­mina también ganglios linfáticos, y cuando estos están activos o inflamados por estar actuando como defensa de una zona o cuando están afectados por metástasis propias de la zona neoplásica, se pueden ver agrandados, calientes y ser dolorosos. En estas situaciones se habla de linfoadenopatía.

6 Metástasis. Capacidad de las células neoplási­cas de separarse de su grupo y desplazarse a otros tejidos atravesando los ganglios para pro­ducir tumores secundarios.

Los tumores cutáneos: conceptos básicos

Figura 2. Neoplasia de aspecto ulcerado y descamativo en un Collie con linfoma
epiteliotrópico.

7 Prurito y eritema. Algunas neoplasias cutáneas pueden expresarse no como tumores sino en algunos casos con eritema (enrojecimiento) y prurito (picor); muchas veces producen desca­mación y escaras (escamas tipo caspa y costras).

8 Tumor ulcerado. En ciertas situaciones los tumores, por sus irregularidades y friabilidad, su consistencia, su necrosis o su infección, se pueden ulcerar y dar un aspecto si cabe toda­vía más desagradable de lo que son. El mal olor puede ser una característica muy habitual en estas úlceras.

Malignidad del tumor

El papel del auxiliar en la detección del bulto es fundamental ya que será muy importante concienciar al propietario de que no debe resig­narse ante la presencia de dicho bulto aunque no crezca o no moleste, y también de la impor­tancia de su diagnóstico y su extracción para ser analizado histopatológicamente.

El veterinario procederá a realizar todo el pro­tocolo dermatológico y gracias a una buena anamnesis, una inspección general que incluya principalmente ganglios satélites y una citología posiblemente por aspiración con aguja fina o por impronta, podrá llegar a un diagnóstico y un pronóstico correcto.

Existen características macroscópicas que pue­den ayudarnos a determinar si un tumor puede ser maligno o benigno. En la tabla podemos ver las principales diferencias.

Los tumores cutáneos: conceptos básicos

Como vemos en esta tabla, son diferencias bas­tante intuitivas o lógicas. Debemos recordar que al hablar de medicina siempre existirán excepciones y que es fundamental ser precavido a la hora de hablar con los propietarios sobre malignidad, evitando ser categóricos a la hora de definirla sin estar al 100 % seguro hasta que se haga el diagnóstico (figura 1).

Los tumores cutáneos: conceptos básicos

Figura 3. Sarcoma de tejidos blandos en la base de la cola de un perro gigante. Son
tumores muy recidivantes a pesar de la cirugía pero poco agresivos a distancia.

Así mismo la malignidad de un tumor, que se podría definir por su grado de invasión, proliferación y formación de nuevos vasos sanguíneos, puede variar en diferentes grados, característica que sirve para definir su agresividad. Se suele denominar de bajo grado al menos agresivo y de alto grado a los más agresivos.

Las neoplasias pueden caracterizarse a nivel cutáneo por presentarse como un tumor abultado, o como una úlcera, como una des­camación con eritema o como formaciones verrugosas (figura 2). Así mismo se pueden caracterizar por ser poco agresivas y estables, por ser agresivas o recidivantes en el lugar, sin propagarse o, por ser agresivas y extenderse a otras partes del cuerpo, empezando por los gan­glios regionales hasta terminar en otros órganos lejanos o cercanos (figura 3).

Qué piensa el propietario

Es muy importante tener en cuenta cuál suele ser la postura de un propietario ante esta situación:

Propietarios conservadores: prefieren esperar a ver si crece el tumor o le molesta al animal. Frecuentemente esta postura ha sido apoyada por algunos veterinarios aunque por suerte los conocimientos han evolucionado y actualmente la recomendación es la realización del diagnós­tico y quitar y hacer biopsia del tumor siempre que esté indicado.

Propietarios ansiosos: necesitan actuar con urgencia y hacen todo lo que se les sugiere.

Propietarios asustados: no soportan hablar de la palabra cáncer y a veces esto puede ser la causa de la pérdida del cliente debido a la nega­ción de esta situación.

Pero vayamos por partes y repasemos el proto­colo que realizará el veterinario con ayuda del auxiliar.

Extraído de Gustavo Machicote Goth, Los tumores cutáneos, Ateuves 67, págs. 20-24.

1 comentario

  1. Pingback: Diagnóstico y tratamiento de los tumores cutáneos

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies