Otitis canina: ¿qué factores predisponentes hacen que aparezca?

1

La otitis canina es un problema que vemos muy habitualmente en los centros veterinarios: ¿por qué se produce con tanta facilidad?

El oído es el órgano de los sentidos responsable de la audición y actúa como parte responsable del sentido del equilibrio. Está formado por tres partes: el oído externo, el medio y el interno.

Nuestra labor como auxiliares en la clínica está encaminada hacia la prevención de posibles patologías auriculares mediante la educación del cliente sobre la limpieza del oído externo, que es la zona a la que se puede acceder más fácilmente sin lesionar al animal.

Características del oído

El oído externo está formado por el pabellón auricular y el conducto auditivo externo, y se prolonga hasta la membrana timpánica, que comunica el oído externo con el oído medio. Tiene forma de “L”, con una porción vertical más larga y otra horizontal.

Tanto en el perro como en el gato, el oído externo está recubierto de piel por lo que, además de sus afecciones propias como órgano de los sentidos, también será susceptible de padecer diferentes lesiones dermatológicas.

Las glándulas ceruminosas y sebáceas forman parte del epitelio que recubre el conducto auditivo, y el cerumen es el resultado de su secreción. Por lo tanto, un incremento o una disminución en la producción de cera conllevará una alteración en las condiciones del oído, lo que favorecerá de manera extraordinaria la aparición de enfermedades.

Predisposición a las otitis canina

Como ya hemos indicado, la forma de “L” del conducto auditivo y sus porciones vertical y horizontal dificultan su ventilación y el drenaje natural, lo cual es primordial para el desarrollo de una otitis. Sin embargo, esto no sucede en el gato, que posee un conducto auricular más amplio y recto, lo que facilita la eliminación de las secreciones y la aireación.

En este animal, la frecuencia de aparición de trastornos auriculares suele ser superior en la edad temprana, sobre todo cuando provienen de criaderos o si son gatos callejeros. Las otitis de origen parasitario son las más frecuentes.

¿En qué perros es más común la otitis?

En perros, la edad media de aparición de otitis se sitúa entre los 5 y los 8 años. Las diferencias raciales en cuanto a la conformación del canal auricular predisponen a determinados animales a padecer más trastornos óticos.

De esta manera, los perros con orejas caídas como el Cocker Spaniel, el Spaniel Bretón y el Basset Hound, entre otros, tienen una ventilación inadecuada, lo que favorece que las secreciones de las glándulas se retengan y se acumulen dando lugar a una otitis.

Perros como el Shar-pei, con estrechamiento del conducto auditivo, tendrán el mismo problema. El caso contrario es el del Pastor Alemán y el Teckel que, por la excesiva amplitud de su conducto, no van a poder mantener una producción normal de cera.

Razas como el Yorkshire Terrier, el Bichón Maltés, el Caniche y otras razas de perros toy y miniaturas tienen gran cantidad de folículos pilosos en el interior del canal vertical, lo que favorece la retención de secreciones. Lo mismo ocurre con la presencia de pliegues rugosos que retienen gran cantidad de cera en el Caniche y en el Shar-Pei.

Oreja con pliegues del Shar-Pei.

Extraído de: Carolina Ceruelo Lerín. Cómo hacer una limpieza de oídos. Ateuves 4, pp. 24-26

 

1 comentario

  1. Pingback: Cómo hacer una limpieza de oídos

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies