Requerimientos nutricionales en cachorros

0

Las necesidades nutricionales en el cachorro son diferentes a las del adulto, por lo que hay que conocerlas para darles lo más adecuado y conseguir así un crecimiento correcto.

Requerimientos energéticos

Las necesidades de energía (E) en los cachorros son la suma de las correspondientes al manteni­miento (M) y el crecimiento. Tras el destete, el peso corporal de los animales es bajo mientras que la velocidad de crecimiento es rápida. A medida que transcurre el tiempo, la proporción de energía destinada al crecimiento disminuye. Teniendo en cuenta este parámetro, la evolu­ción del peso corporal en los cachorros (perros y gatos) se divide en tres fases:

  • En una primera fase, el peso y la velocidad de crecimiento son muy bajos.
  • En una segunda fase aumenta la velocidad de crecimiento; el reparto de la energía es al 50 %.
  • En la tercera y última fase aumenta el peso cor­poral (próximo al 80 % del peso adulto); en esta etapa el reparto de energía es de un 10 % para crecimiento y el 90 % para mantenimiento.

La peculiaridad en gatos es que hay diferen­cias entre sexos: a las cuatro semanas de edad la velocidad de crecimiento es más lenta en las hembras que en los machos. De acuerdo a todo ello, el consumo de E en los cachorros está condicionado por estos dos parámetros y se recomienda:

  • 3 veces EM desde el destete hasta los 4 meses.
  • 2,5-2 x EM desde los 4 a los 6 meses.
  • 1,8-2 x EM desde los 6 hasta los 14 meses.

Las recomendaciones de E proporcionada por una dieta para cachorros oscila entre 3,2 y 3,8 Mcal EM/kg de materia seca (MS); en el caso de los gatitos los valores son superiores: 4-5 Mcal EM/kg MS.

Requerimientos de proteína

Las necesidades de este elemento en los cacho­rros son diferentes a las de los adultos: son más elevadas y además se precisan aminoáci­dos esenciales para el crecimiento (arginina en perros; metionina y taurina en gatos). La calidad de la proteína para una ración de 3,5 Mcal/kg MS debería de ser superior al 22 %, y con una digestibilidad del 80 %. Para los gatos, con una densidad energética mayor, los reque­rimientos de proteínas se elevan hasta el 35%.

Requerimientos de grasa

Las grasas aportan energía, vitaminas liposo­lubles y son fuente de ácidos grasos esenciales (AGE), especialmente ácido linoleico y araqui­dónico. Los cachorros necesitan unos 250 mg de ácido linoleico/kg de peso corporal/día. Esto se con­sigue con valores de grasa en la ración que osci­lan entre el 5-10 % (sobre MS). Los felinos tienen unas necesidades más estrictas respecto a los AGE –no pueden sintetizar acido ara­quidónico– cuando se los compara con los perros. Y es que los AGE de la serie n-3 son imprescindi­bles para el desarrollo normal del sistema nervioso. De acuerdo con esto, se recomienda unos nive­les de grasa en torno al 9 % (sobre MS); deácido linoleico en torno al 0,05 % (sobre MS) y de araquidónico de 0,02 % (sobre MS).

La fibra

La fibra ha ido adquiriendo en los últimos años un mayor peso específico. No obstante, no hay que guiarse por las pautas seguidas en nutrición humana, ya que por ejemplo, los perros no dis­ponen en el colon de la microflora que degrada parte de la fibra en ácidos grasos volátiles. Sin embargo, los efectos positivos de su adición en la dieta son varios, entre los que destaca su capacidad saciante y que favorece la defecación.

Requerimientos de minerales

  • Calcio y fósforo: la ingestión diaria de calcio (Ca) y fósforo (P) es de gran importancia en esta fase. Mantener una relación Ca/P de 1,25/1 (para perros) y de 1,5/1 (para gatos) es de vital importancia. No obstante, es importante establecer unos valores mínimos en los niveles de Ca/P (expresado en MS) y relacionarlos con el contenido energético de la ración. Para razas pequeñas los valores de calcio y fós­foro aportados con la dieta (expresados como g/ Mcal EM) son de 1,4 y 1,2 respectivamente; para razas medianas o grandes se estiman que valores de Ca de 2-2,4 g/Mcal EM son satisfactorias.
  • Potasio: los gatos presentan unas necesidades de pota­sio (K) que varían en función del contenido en proteína y otros electrolitos de la ración. Así, hay una mayor pérdida de K cuando se les aporta dietas acidificadas, ricas en proteína y cloruros. Para prevenir efectos negativos sobre la minera­lización ósea se recomienda en la dieta un nivel de K del 0,6 % (sobre MS), y que la ración no cause pH urinarios inferiores a 6,2.

Requerimientos vitamínicos

En este apartado hay que tener en cuenta varios aspectos:

  • Los gatos no pueden sintetizar vitamina A a partir de los carotenos de la ración.
  • Estos animales son ineficientes en la conver­sión de la vitamina D en su forma activa por acción de la luz solar.
  • Son muy sensibles a la intoxicación por vita­minas A y D, generando exóstosis vertebrales y calcificación de los tejidos blandos.
  • No pueden sintetizar niacina a partir de trip­tófano.
  • Las necesidades en vitamina E han de aumen­tarse cuando la base de la ración son produc­tos derivados de la pesca.

Extraído de Cristina Castillo y José Miguel Chapel, Requerimientos nutricionales en cachorros, Ateuves 52, pág. 14-17.

 

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies