Cuadro clínico, diagnóstico y tratamiento de la inmunodeficiencia felina

0

El diagnóstico precoz del virus de la inmunodeficiencia felina es fundamental para poder establecer el tratamiento adecuado, más teniendo en cuenta que, en algunas fases de la enfermedad el gato puede no mostrar signos de enfermedad.

Cuadro clínico

Fase I: aguda o primaria

Esta fase dura varias semanas, aunque si se presentan complicaciones puede llegar a durar meses. La fase I es transitoria y casi nunca letal, la mayoría de los signos se recuperan con trata­mientos adecuados.

Los gatos presentan signos clínicos inespecíficos, principalmente linfadenopatía generalizada, ano­rexia, fiebre transitoria, citopenias, deshidratación y letargo. En esta fase pueden aparecer complica­ciones, sobre todo si coexiste una infección con el virus de la leucemia felina (FeLV), como pueden ser dermatitis pustular facial, neumonía, diarreas y sepsis, pudiendo llegar a ser letal.

Fase II: asintomática

Esta fase dura de varios meses a unos dos años. La infección pasa a una etapa crónica de porta­dor asintomático. Es una fase de latencia en la que no hay sintomatología clínica grave, pero en la que existe una disminución de linfocitos T y una hiperglobulinemia.

Durante esta fase, aunque el animal está apa­rentemente sano, su sistema inmunitario se está debilitando gradualmente.

En algunos animales esta situación puede man­tenerse de por vida, sin que lleguen a desarro­llar ningún cuadro clínico.

Fase III. Fase de linfadenopatía generalizada

Tiene una duración de varios meses a años. En esta fase se aprecian signos clínicos vagos como fiebre recurrente, linfadenopatía, leucopenia, inapetencia, pérdida de peso, artritis y cambios de comportamiento.

Fase IV: SIDA

Su duración también puede variar de meses a años. Podemos diferenciar en ella dos etapas.

  • Etapa inicial o pre-SIDA: aparecen infeccio­nes crónicas no oportunistas, principalmente infecciones bacterianas típicas de los gatos. Los signos clínicos que podemos encontrar son, entre otros, gingivitis, estomatitis, rinitis, con­juntivitis recidivantes, infecciones respiratorias, infecciones crónicas en la piel y en el aparato digestivo.
  • Etapa de SIDA o síndrome propiamente dicho: Es la fase terminal, en la que apare­cen las infecciones oportunistas tanto habi­tuales como raras (a diferencia de la etapa de pre-SIDA, en la que las infecciones son no oportunistas). Algunos ejemplos son herpesvirus, micobacterias, toxoplasmosis y parasi­tosis generalizadas. Pueden aparecer también enfermedades inmunomediadas como poliar­tritis, anemia o trombocitopenia.

En esta fase el paciente no puede desarrollar una adecuada respuesta inmunitaria ante las infecciones y finalmente muere por síndrome crónico de consunción, enfermedad neuroló­gica, neoplasia o infecciones oportunistas sis­témicas.

Diagnóstico de la inmunodeficiencia felina

La presencia masiva de antígeno en sangre solo ocurre en las fases terminales de la enfermedad, por lo que se suele recurrir a la detección de anticuerpos frente a FIV en sangre entera, suero o plasma.

Hay diferentes técnicas serológicas para la detección de anticuerpos frente al FIV como son ELISA, IFI o inmunoelectrotransferencia (Western blot). Esta última se considera la téc­nica de referencia.

La inmunocromatografía es una variante de ELISA que podemos encontrar en kits rápidos, y es la que se suele utilizar en la clínica habitual.

La detección del virus (antígeno) se realiza mediante cultivo celular o mediante PCR, pero estas técnicas están menos utilizadas en la prác­tica clínica, ya que difícilmente son diagnósticas en la fase II de la enfermedad.

En cuanto a la fiabilidad del diagnóstico sero­lógico, hay que tener en cuenta, como en otras enfermedades, las circunstancias que pueden causar falsos positivos o falsos negativos (ver tabla).

Cuadro clínico, diagnóstico y tratamiento de la inmunodeficiencia felina

1Causas que cursan con falsos positivos:

  • Gatitos hijos de infectados. Podemos encontrar anticuerpos que vienen del calostro hasta las 8-12 semanas de edad y en algunos hasta las 16 semanas o 6 meses de vida. En estos casos habría que repetir la prueba cuando el animal haya superado los
  • 6 meses de edad o utilizar como técnica la PCR, ya que esta puede detectar la presen­cia del virus de forma precoz.
  • Vacunación. Los anticuerpos posvacunales no permiten diferenciar animales vacuna­dos de infectados.
  • Reacciones cruzadas. Debidas a anticuer­pos que no son anti-FIV pero que reaccio­nan con los del FIV.
  • Manejo defectuoso. O mala conservación de la muestra o los reactivos.
2Causas que cursan con falsos negativos:

  • Fase de la enfermedad. En fases iniciales de la infección el gato todavía no ha desarro­llado anticuerpos por lo que puede dar títu­los muy bajos o inexistentes. En estos casos debe repetirse la prueba a las 8-10 semanas. En fases terminales pueden darse falsos negativos porque el sistema inmunitario está prácticamente agotado.
  • Curso de la enfermedad. A veces la enfer­medad es de progreso tan rápido que no da tiempo a que el sistema inmunitario del gato produzca anticuerpos.

Tampoco se detectarán anticuerpos en la fase de SIDA y en animales de edad muy avanzada, ya que el sistema inmunitario del animal está tan deterio­rado que no es capaz de producir anticuerpos.

Tratamiento

Los pacientes sin signos de enfermedad pueden sobrevivir más tiempo, ya que el periodo asintomático puede durar años.

El tratamiento de las enfermedades asociadas al FIV es largo, caro y no siempre exitoso, por lo que hay que informar muy bien al propietario sobre la enfermedad de su mascota, haciendo hincapié en que es una enfermedad de curso largo, con varias fases, que no tiene cura y en la que trataremos las enfermedades asociadas.

El tratamiento se basará principalmente en el refuerzo del sistema inmunitario, la vacunación frente a otras enfermedades (leucemia, perito­nitis infecciosa felina), evitar el estrés y el con­tacto con otros gatos y con ambientes de riesgo.

Los gatos que padecen FIV no tienen una menor respuesta a antibióticos y antifúngicos, por lo que se pueden utilizar frente a las infec­ciones secundarias.

El interferón omega está siendo cada vez más utilizado como inmunomodulador, pero su pre­cio es alto y su resultado difícil de medir.

Profilaxis de la inmunodeficiencia felina

En nuestro país no se ha comercializado ninguna vacuna frente al FIV, por lo que las armas que tenemos para poder luchar contra la expansión de la enfermedad son otras medidas preventivas.

Algunas de las medidas más importantes que debemos aplicar son:

  • Castración para evitar camadas indeseadas y peleas entre adultos.
  • Que los gatos no salgan de casa para que no tengan contacto con gatos no testados.
  • Realizar pruebas serológicas a todos los gatos sobre las 16 semanas de vida.
  • No introducir en una casa en la que vive un gato a otro no testado.

Conclusión

En la amplia información que se debe dar al propietario sobre el gato con inmunodeficien­cia hay que hacer especial mención a varios aspectos:

  • Es una enfermedad de curso muy largo y no tiene cura.
  • El tratamiento se enfoca a las patologías secun­darias, no a eliminar la infección por el virus.
  • El tratamiento es largo y costoso, no siempre tiene éxito y habrá que variarlo conforme varíe la sintomatología del paciente.
  • No hay disponible una vacuna como método de prevención.
  • Son imperativas las revisiones periódicas, con analítica de sangre y heces.
  • El gato ha de tener una alimentación apro­piada, de alta calidad y suplementada con productos que refuercen su sistema inmuni­tario, así como evitar situaciones de estrés.
  • Se han diagnosticado infecciones por FIV en felinos exóticos, pero hasta el momento el virus de la inmunodeficiencia felina no repre­senta riesgo para la salud humana, no es una zoonosis.

Extraído de: Silvia Lorz López. La inmunodeficiencia felina. Ateuves 63, pp. 24-27.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies