Tratamiento de la diabetes

0

Para controlar el metabolismo del azúcar es im­prescindible combinar el tratamiento médico con el dietético. Desde los primeros momentos los propietarios deben desarrollar una paciencia casi infinita (los animales no colaborarán) y asumir una serie de responsabilidades que forman parte del tratamiento y sin lo cual irán directos al fracaso.

Medicación inyectada

La administración de insulina es imprescindible y la única manera de que llegue al lugar ade­cuado es a través de la inyección subcutánea. La insulina interviene en la regulación del me­tabolismo intermediario y ejerce efectos sobre el hígado, el músculo y el tejido adiposo. Es una hormona anabólica: su acción global consiste en conservar la energía a través de la estimulación de la captación y almacenamiento de glucosa, aminoácidos y grasas después de la ingestión de alimentos. De forma aguda reduce la glucemia. Como consecuencia, cuando disminuye la insu­lina en sangre aumenta la glucemia.

La cantidad de insulina inyectada depende de las características particulares de la diabetes y del peso del animal.

Instrucciones sobre el manejo de la insulina
• Debe mantenerse refrigerada, nunca congelada.
• Debe homogeneizarse completamente,
pero no agitarse bruscamente.
• A la hora de cargar una jeringa hay que
medir la dosis de forma correcta y evitar la
presencia de burbujas.
El propietario deberá administrar numerosas
dosis de insulina a su mascota, de modo que
debes instruirle sobre cómo manejarla. Además,
es interesante que observe y practique
la técnica correcta de inyección subcutánea.

Durante las primeras semanas es necesario lle­var un control diario (antes de cada inyección de insulina) de los niveles de glucosa en la sangre (determinar la curva de glucosa) para ajustar la dosis de insulina y concretar el momento de su administración. Así se determinarán también los horarios de las comidas. Para simplificar el proceso, casi siempre bastará con la medición de la glucosa en la orina.

Los propietarios de perros o gatos diabéticos son los responsables de cumplir al cien por cien las estipulaciones horarias en cuanto a las comidas. Tanto auxiliares como veterinarios debemos emplear mucho tiempo en hacer com­prender al propietario todas las implicaciones que conlleva la enfermedad. Debemos conse­guir su participación activa en el seguimiento del paciente para lo cual hemos de mantener una actitud firme y positiva ante la enfermedad. Para todo ello la comunicación es fundamental.

Los objetivos del tratamiento
• Eliminar los signos clínicos.
• Prevenir las complicaciones a largo plazo, como las cataratas en los perros y la neuropatía diabética.
• Evitar complicaciones del tratamiento como la hipoglucemia.
• Mantener las concentraciones de glucosa en sangre aceptables.
• Resolver la diabetes en gatos y proporcionar calidad de vida a los perros.

Tratamiento de la diabetesDieta y horarios concretos

El tratamiento dietético del animal diabético tiene dos objetivos fundamentales:

  1. Reducir el pico de hiperglucemia tras la inges­tión (posprandial) con hidratos de carbono de bajo índice glucémico y dietas ricas en fibra.
  2. Mantener al animal en su peso óptimo, dado que la obesidad disminuye la respuesta de los tejidos periféricos a la insulina.

El objetivo es por tanto proporcionar una dieta completa y equilibrada cuyas calorías y nutrien­tes minimicen la fluctuación después de las co­midas del nivel de glucosa en sangre. Esta dieta debe contener carbohidratos compuestos que ayudan a ralentizar la absorción de la glucosa desde el tracto intestinal y a prevenir los altos niveles de glucosa en sangre después de las co­midas (no pueden reducirse arbitrariamente). Las proteínas deben ser de calidad y alta diges­tibilidad. Además su contenido en grasas será bajo, y alto en fibras. La cantidad dependerá del propio animal, según muestre tendencia al sobrepeso o al adelgazamiento.

Los perros se suelen regular bien con dos comidas diarias, administradas después de las inyecciones de insulina. Los gatos que comen habitualmente pequeñas cantidades a lo largo del día pueden continuar inicialmente con este hábito: hay que ofrecerles la ración diaria dos o tres veces al día y permitir que ellos mismos se autocontrolen.

Factores que determinan la elección de una dieta

A la hora de escoger la dieta hay 4 factores que hay que tener en cuenta:

1Contenido en glúcidos y dietas ricas en fibra: las dietas ricas en fibra disminuyen la glucemia tras la ingestión de la comida porque se prolonga el tiempo de vaciado gástrico, disminuye y enlentece la absorción intestinal de la glucosa y provoca la libera­ción de hormonas intestinales reguladoras. El principal problema de estas dietas es su esca­sa palatabilidad. El uso de fibras fermentables tiene ventajas e inconvenientes frente a las fibras no digeribles, por lo que están indica­das cantidades moderadas de ambas en las dieta de prescripción para la diabetes.

2Índice glucémico: se deben evitar las comidas semihúmedas, ya que general­mente contienen glúcidos de asimilación rá­pida que indican niveles elevados de glucosa en la sangre.

3Índice de obesidad: si el animal está obeso se le proporcionará una dieta baja en calorías, pero si tiende a perder peso pue­de comenzar el tratamiento con una dieta sin restricción calórica.

4Estabilidad dietética: evitar las variaciones de dietas, tanto en calidad como en cantidad.

Si el propietario sigue al pie de la letra las in­dicaciones nutritivas logrará mantener en buen estado a su mascota diabética. El equilibrio de los nutrientes es fundamental por lo que no se recomienda la preparación de dietas caseras en las que es complicado medir sus aportes. La industria ofrece dietas específicas de alta gama que ajustan los contenidos en proteínas, vitami­nas, calorías y demás nutrientes.

Ejercicio físico regular

El manejo dietético, junto con la administración de insulina, debe completarse con la realización de ejercicio de modo regular. Al realizar ejerci­cio se consume energía y se favorece el consu­mo de glucosa, lo cual suaviza la hiperglucemia, y mejora la absorción de la insulina.

Como auxiliar veterinario tienes una serie de recomendaciones que dar al propietario de un paciente diabético:

  • Hay que evitar el sedentarismo y la obesidad.
  • Conviene realizar ejercicio de forma regular tanto en cantidad de tiempo dedicado, como en el tipo de ejercicio realizado.
  • Debe evitar la realización de ejercicios bruscos e intensos (por ejemplo que provoquen jadeo) y favorecer la actividad física suave y regular.
  • El ejercicio tiene que adecuarse a cada ani­mal: al temperamento, la edad y al estado de salud del perro y del propietario. Hay que buscar un tipo de ejercicio que resulte agra­dable y divertido para ambos y se mantenga lo más estable posible.
  • En el caso de las hembras es conveniente su esterilización para evitar la acción cíclica de la progesterona que aparece en la fase de diestro.

Cuidado diario

Una vez controlada la diabetes el tratamiento se debe mantener con constancia y responsabi­lidad: inyecciones diarias de insulina y monito­rización de la glucosa en orina, realización de ejercicio y control de la dieta. Para ello el cliente debe ser consciente de:

  • Los objetivos que pretendemos conseguir con la terapia.
  • La importancia de realizar una terapia con­tinua, sin altibajos ni olvidos, a las mismas horas y con la misma técnica de inyección.
  • La necesidad de complementar la insulina con una alimentación y un ejercicio físico adecuados.
  • La necesidad de realizar controles periódicos, en la clínica y en el domicilio, y su papel de controlador del estado físico de su mascota: debe conocer los síntomas tempranos de la hipoglucemia y cómo evitar su agravamiento.

Recuerda que la finalidad del tratamiento es permitir al perro o gato llevar una vida estable y en buenas condiciones.

Extraído de: Natalia Sagarra, Con el azúcar por las nubes, Ateuves nº 41, pag. 22-26.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies