Cómo hacer una limpieza de oídos

0

La limpieza de los oídos de perros y gatos es un acto que realizamos muy a menudo en la clínica, y que los propietarios pueden hacer en sus casas. Para no cometer errores y poder aconsejar a nuestros clientes es importante tener en cuenta una serie de aspectos que se detallan a continuación.

Las manipulaciones incorrectas, tanto en la limpieza normal del oído como en el tratamiento de las enfermedades óticas, pueden producir tumefacción y erosión del epitelio ótico. Por este motivo, hay que insistir al cliente para que nunca utilice bastoncillos de algodón en el interior del conducto auditivo, ya que se pueden introducir en profundidad los detritus y producirse una obstrucción. Lo mismo ocurre con el uso de soluciones irritantes o productos comerciales en exceso, que pueden destruir la flora habitual y producir un desequilibrio, haciendo que crezcan gérmenes oportunistas que favorecen la aparición de otitis. Si sólo se limpia la parte más externa del pabellón auricular, se puede utilizar un simple bastoncillo impregnado en aceite o vaselina.

Tipos de productos para la limpieza

Existen en el mercado gran cantidad de productos destinados a la limpieza de los oídos. Las presentaciones habituales son en forma de soluciones óticas o de toallitas impregnadas en la loción limpiadora. El mecanismo de acción de estos productos se basa en su composición que, de manera general, consta de ingredientes queratolíticos, ceruminolíticos, emolientes, higienizantes e hidratantes para mantener el pabellón auricular y el conducto auditivo externo libres de suciedad, cerumen y secreciones. El uso correcto de estos productos no debería provocar irritación ni dañar las estructuras óticas. Sin embargo, la limpieza del oído puede tener efectos negativos tales como lesionar la pared, introducir en profundidad los detritus o, en el peor de los casos, provocar un síndrome vestibular o sordera, que son permanentes cuando se deben al uso de sustancias ototóxicas.

Cómo hacer una limpieza de oídos

Secuencia de una limpieza de oídos.

Método de la limpieza

Para realizar un buen tratamiento es tan importante el producto a utilizar como el método de aplicación del mismo. Por ello, debemos decirles a nuestros clientes que, cuando lo hagan en casa, es aconsejable que alguien les ayude a sujetar al animal para trabajar de una forma más cómoda. Tanto en perros como en gatos se debe coger el extremo superior de la oreja y levantarla para facilitar la entrada del limpiador hasta el conducto auditivo externo, cuya porción más profunda es horizontal. En función del peso o tamaño del animal verteremos más o menos cantidad de producto en el interior.

Inmediatamente después de poner la solución limpiadora, y antes de que el animal sacuda la cabeza, efectuaremos un masaje en la base de la oreja durante unos segundos para favorecer el contacto del contenido de la solución limpiadora con el oído. Para asegurarnos de que lo hacemos correctamente deberemos oír una especie de chasquido entre los dedos. Dejaremos que el animal sacuda la cabeza enérgicamente a ambos lados, para lo cual deberemos soltarlo. Así se encontrará en una situación más relajada y expulsará hacia el exterior los restos de secreciones que se han ido liberando de la pared al entrar en contacto con la solución.

Finalmente, recogeremos parte de la secreción con una toallita limpiadora pasándola por la parte más externa del pabellón auricular y siempre con una maniobra de dentro hacia fuera del canal auricular, sin profundizar hacia estructuras internas.

Extraído de: Carolina Ceruelo Lerín. Cómo hacer una limpieza de oídos. Ateuves 4, pp. 24-26   

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies