La chinchilla

0

La chinchilla pertenece a la familia de los roedores y es originario de la parte sur de la cordillera de los Andes. Son animales dóciles y animosos de gran picardía y comportamiento social. Son roedores muy longevos y relativamente poco prolíficos. Tiene una gran densidad de pelo, por lo que es bastante sensible a los excesos de calor.

Cómo seleccionar una chinchilla sana

Es normal que una chinchilla durante el día se muestre poco activa, pero no que permanezca en ese estado cuando se la manipula. Tampoco debe mostrarse excesivamente nerviosa o temerosa.

  • El pelo no debe mostrar calvas ni nudos.
  • Debemos comprobar que los ojos estén bri­llantes y sin secreciones, y la nariz limpia y sin secreciones. No debe observarse babeo.
  • No hay que separar las crías de la madre antes de las 8 semanas de edad.
  • Las heces deben ser compactas y de tama­ño y cantidad adecuados.

Identificación

No existe ninguna obligación legal de vacunar ni identificar a las chinchillas.

Las chinchillas silvestres están protegidas por el nivel más alto del convenio CITES, por lo que está prohibida su comercialización. La forma doméstica se puede comercializar sin restricciones, pero es muy importante poder demos­trar su origen mediante la factura de compra.

Datos básicos
Longevidad: 8-20 años
Madurez sexual: 9 meses
Primer celo: entre 4 y 8 meses
Gestación: 111 días
Destete: 6-8 semanas de edad
Temperatura corporal: 38-39 ºC
Frecuencia cardiaca: 150 latidos por minuto
Frecuencia respiratoria: 45 – 65 respiraciones por minuto
Alimentación: herbívoros folívoros (comedores de hojas)
Hábitos: crepusculares-nocturnos
Peso: machos 400- 600 g y hembras 500-700 g

Saber más

Las chinchillas comienzan a sufrir estrés térmico cuando se mantienen a temperaturas por encima de los 27 ºC, por lo que debemos evitar siempre las altas temperaturas.

Es muy poco frecuente que sufran parasitosis externas. Se bañan en una arena muy fina; hay que proporcionarles la arena para el baño diario, que dura unos 15 minutos. Prácticamente carecen de olor corporal y no requieren grandes cuidados.

El alimento básico es el heno, que se debe ofrecer variado, pudiendo emplearse todos los henos comercializados, por ejemplo los de festuca, avena, fleo o alfalfa.

Pueden comer moderadas cantidades de verdura de hoja fresca y variada, pero hay que evitar las frutas, ya que no forman parte de su dieta habitual.

Solo el 2 % de su dieta son semillas, por lo que hay que evitar las mixturas con cereales. Se les puede ofrecer diariamente media cucharada sopera de pienso libre de cereales.

Aunque son animales sociales, que en libertad viven en grupos numerosos, la tenencia doméstica en grupos puede ser problemática si no se han formado desde jóvenes. Las hembras pueden ser más agresivas entre ellas y no deberían mantenerse grupos en los que haya más de un macho y hembras a la vez (los machos podrían pelearse). Sin embargo, pueden mantenerse sin problema grupos numerosos sólo de machos.

¿Qué necesita una chinchilla?

Imprescindibles

  • Jaula de un tamaño mínimo de 80x50x80 cm con varios estantes a diferentes alturas.
  • Sustrato absorbente (más recomendado pellets de madera prensada y de papel).
  • Varios comederos y bebederos.
  • Arena para el baño.
  • Henos variados, moderada cantidad de verdura de hoja y una pequeña cantidad de pienso para chinchillas.

Recomendables

  • Ramas de árboles frutales.
  • Transportín de viaje.

Complementarios

  • Rueda de ejercicio adaptada al tamaño de las chinchillas.
  • Caseta-refugio.

Extraído de: Jesús A. Gutiérrez Aragón, La chinchilla, EspeciesPro 185, pág. 14.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies