¿Qué comen las tortugas terrestres en cautividad?

0

Algunas de las patologías que muestran los animales proceden de una nutrición incorrecta. El
papel del auxiliar técnico es informar al propietario sobre la dieta más adecuada para estos reptiles.

Es frecuente que en la consulta veterinaria de exóticos tengamos que asesorar sobre la alimentación adecuada de algún ejemplar de tortuga, ya que muchas veces hay un descono­cimiento total por parte de los propietarios, e incluso de las propias tiendas donde se venden estos animales. En cautividad son frecuentes las deficiencias nutritivas por dietas inadecuadas o desequilibradas, tanto por exceso como por defecto, que conllevan graves trastornos en el desarrollo de estos animales, problemas de cre­cimiento, obesidad y una larga lista de enferme­dades asociadas a la malnutrición.

Las tortugas pueden ser carnívoras, herbívoras u omnívoras. Pero esto también puede cambiar según la edad y los factores ambientales.

Tortugas terrestres

Son herbívoras, se alimentan de plantas, raíces, hojas, flores y frutas. Según la especie están adap­tadas a los vegetales que hay en su hábitat. Por ejemplo; las tortugas de zonas áridas se alimen­tan de plantas muy fibrosas por lo que en cautivi­dad debemos suministrarles heno seco y evitar el exceso de frutas. A las tortugas mediterráneas, el aporte de diente de león o higos chumbos en su ración siempre les resultará muy apetitoso.

En libertad, su dieta también incluye una pequeña cantidad de proteína animal, sobre todo en los animales más jóvenes. Esta proteína proviene del consumo de pequeños invertebra­dos y de carroña.

Las necesidades energéticas de estos animales son bajas y a veces pasan largos periodos de tiempo sin alimentarse. Las tortugas de climas templados, como las mediterráneas, llegan a hibernar para adaptarse a las épocas más frías del año y utilizan las reservas energéticas acu­muladas en su cuerpo durante los meses cálidos.

En la naturaleza, estos animales pastan mayori­tariamente hierbas salvajes, pero en cautividad se alimentan sobre todo de verduras de huerta y frutas en cantidades excesivas; esto puede dar lugar a un desequilibrio nutricional significativo.

Los puntos más importantes a la hora de elabo­rar una dieta para tortugas herbívoras son:

  • Dieta rica en vegetales y en fibra.
  • Verduras con alto contenido en calcio como rúcula, berros, col y canónigos.
  • Verduras, hortalizas y frutas ricas en vitami­nas, sobre todo vitaminas A y D, como fresas, melón y zanahoria.
  • Alimentos pobres en fósforo para mantener un balance Ca:P adecuado.
  • Poco aporte de grasa y aceite.
  • Bajo porcentaje de proteínas.
  • Agua disponible todo el tiempo para que pue­dan bañarse e hidratarse correctamente.

No debemos abusar de los alimentos ricos en oxalatos como espinacas, repollo, remolacha o uva, que actúan como quelantes del calcio y pue­den ocasionar déficit en este mineral. Otros vege­tales como los espárragos son ricos en purinas y un exceso en la dieta puede ser nocivo para el riñón.

Alimentación tortugas terrestresPodemos administrar esporádicamente un pequeño aporte de proteína de origen animal utilizando como fuente insectos, gusanos, lom­brices, etc.

En el mercado existen piensos comerciales for­mulados para tortugas terrestres. Se presentan normalmente en forma de gránulos o pellets que se pueden administrar ligeramente remojados para aumentar la palatabilidad. No obstante, tenemos que ser prudentes a la hora de elegir un pienso, tanto por la procedencia y calidad del mismo como por la fórmula nutricional, ya que, como hemos mencionado antes, hay diferencias significativas en los requerimientos energéticos según la especie y la edad.

Las especies de tortugas terrestres herbívoras más comunes que vamos a ver en la clínica veteri­naria son: Testudo hermanni, Testudo horsfieldi, Testudo marginata, Testudo graeca, Geochelone sulcata y Geochelone pardalis, entre otras.

Correctores vitamínicos y minerales

Alimentación tortugas terrestres

Las verduras se han de
picar finamente para evitar que el animal seleccione los alimentos y así conseguir una dieta más variada (foto cedida por Francisco Javier Cegarra Martínez).

El uso de correctores vitamínicos y minerales es innecesario cuando las tortugas en cautivi­dad se alimentan adecuadamente con dietas variadas y bien equilibradas. No obstante, hay diversas etapas en su vida que quizá requieran temporalmente el uso de estos productos.

Son los animales más jóvenes los más suscepti­bles a este tipo de requerimientos. A veces, es necesario ofrecerles un suplemento de vitamina D y calcio para que no desarrollen alteraciones en sus huesos durante el crecimiento, además de proporcionarles una fuente de luz ultravio­leta adecuada.

También la vitamina A puede ser necesaria en dietas desequilibradas para evitar casos de hipovitaminosis A, sobre todo en los galápagos.

Durante la época reproductiva las hembras también necesitarán mayor aporte de calcio y vitamina D para la calcificación de sus huevos.

El uso excesivo de correctores vitamínicos y minerales también puede ocasionar enfermeda­des graves.

Extraído de Belén Noguera García, La alimentación de tortugas en cautividad, Ateuves 76, pags. 12-15.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies