¡Haz que tu equipo sea el mejor! 10 + 1 consejos para conseguirlo

0

Una característica fundamental de los equipos excelentes es que sus miembros se fidelizan a su empresa, de forma muy similar al que lo hacen dentro de una gran familia, llegando a ser capaces de entender y sentir “sus colores”.

Es indudable que el equipo permite un ritmo de crecimiento y de mejora mayor del que puede lograr cada individuo por separado, sobre todo en los equipos excelentes. Por ello os presento a continuación 10 + 1 consejos para poner vuestro granito de arena para que tu equipo sea mejor cada día.

1 “Esfuérzate con la comunicación”

Es muy importante que además de ser un buen comunicador con tus clientes, lo seas con tus compañeros. Debes comentar y preguntar todo aquello que no tengas del todo claro. Debes conocer bien cuáles son los valores, la misión, y la visión del centro veterinario en el que trabajas, y también cuáles son los objetivos y metas que se pretenden lograr. Otro de los grandes motivos por los que deberías mantener una  comunicación fluida con tus compañeros es para conocer en todo momento cómo se están haciendo las cosas, esto es, si el progreso de las tareas y proyectos es el adecuado.

2 “Debes estar comprometido con el trabajo de tu equipo y con la empresa”

Este es un compromiso que deberás adquirir contigo mismo, de una forma sincera, pues en caso contrario deberás renunciar, explicando los motivos que te llevan a este extremo. “Me comprometo a aceptar y cumplir con los valores, políticas, protocolos, y procedimientos de la clínica, y a contribuir a alcanzar los objetivos comunes”.

3 “Debes mantener una actitud proactiva”

Es importante que mantengas tu mente abierta y evites estar a la defensiva, ya que en el equipo todos debéis colaborar y aportar para conseguir los mejores logros colectivos, de tal modo que todos suméis sinérgicamente. “Colaboraré en todo lo posible con mis compañeros para lograr los objetivos, y les ayudaré
siempre que lo necesiten, además les elogiaré cuando hagan cosas buenas para la clínica y el equipo”.

4 “Aporta nuevas ideas”

Debes saber que tus ideas y sugerencias serán escuchadas por tus compañeros y líderes con respeto, y que
tus propuestas serán debatidas de una manera positiva y constructiva. Cuando veas que alguna de sus aportaciones es tenida en cuenta sentirás orgullo por el trabajo realizado, y reforzado en tu empeño de mejora y contribución de los objetivos comunes. Es importante que todos actuéis en este sentido, ya que sois los que mejor conocéis los procesos que se realizan en el centro veterinario, cuáles podrían ser los
puntos críticos de los mismos, esto es, donde se pueden introducir mejoras que podrán influir positivamente sobre los objetivos a lograr. “Sé que mis ideas serán tenidas en cuenta, al igual que las de los demás. Las discutiremos entre todos, y si son buenas, las pondremos en práctica”.

5 “Conoce y respeta a tus compañeros”

Nunca se debe prejuzgar a las personas, y menos dentro de un equipo, ya que todos tienen el mismo derecho para demostrar su valía y lo que pueden aportar al proyecto colectivo. Por ello, el respeto mutuo entre todos los miembros del grupo es fundamental, y es muy importante que tanto en lo personal como en lo profesional. Todos los componentes del equipo profesional tenéis que esforzaros en conoceros mutuamente, pues así os respetaréis más y conoceréis mejor vuestras respectivas debilidades y fortalezas.
La consecuencia más lógica de esto es que entre los compañeros os sabréis complementar mejor, ya que cada uno sabrá bien como puede ayudar a sus compañeros. La siguiente afirmación sintetiza perfectamente cuál debe ser el pensamiento del componente del equipo que aspire a ser excelente, en lo que se refiere a la consideración de sus compañeros, y cómo pueden ayudar entre todos a lograr lo
mejor para el colectivo. “Todos son igualmente valiosos e importantes para el equipo y la clínica. Debo conocer en lo que son buenos, y en lo que no lo son tanto. Entre todos nos complementamos y nos ayudamos”.

6 “¡Ayuda a tu jefe a ser un líder!”

Bien es sabido que “no es lo mismo un jefe que un líder”, pues este último es muchísimo más que el primero. Además, todos los equipos excelentes necesitan al menos un líder. Es importante que los componentes de los equipos profesionales seáis conscientes de que el liderazgo es muy necesario para el éxito en los equipos, ya que del mismo modo que los líderes saben lo que tienen que hacer y lo que
no, los miembros del equipo debéis saber cómo ayudarle a ser el líder que necesitáis. Los líderes  transmiten pasión y energía en lo que hacen, motivando así a los componentes de los equipos para que el trabajo colectivo facilite los mejores logros, pero esto debe ser recíproco para que esta motivación e ilusión no se pierda con el tiempo. Además, el reconocimiento por parte de los miembros del equipo de la dificultad que entraña ser un buen líder ayudará a tomar conciencia de que debéis ayudar a vuestro líder.
“No es una tarea fácil la de ser el jefe, le necesitamos como nuestro líder, tanto como nos necesita como equipo”.

7 “¡Fórmate!”

El trabajo dentro del equipo de un centro veterinario requiere atesorar conocimientos científicos y técnicos
especializados. Esta formación continua os ayudará a ser mejor profesionales, aunque no sea lo único necesario para ello. “Tengo que aportar cosas nuevas y útiles a mi equipo y a la clínica. Es bueno que asista a cursos donde pueda aprender cosas interesantes”.

8 “¡Atrévete a adoptar decisiones”

Un elemento fundamental en el aprendizaje de las habilidades es el proceso de “ensayo-error”. No es lo mismo aprenderse la teoría sin ponerla en práctica, que complementarla con el entrenamiento. Todos los que trabajamos en profesiones sanitarias sabemos de sobra esto último. Necesitamos practicar aquello
que aprendemos para que los conocimientos se asienten en el fondo de nuestras mentes. Además, si en las primeras ocasiones en las que se pone en práctica lo aprendido, se comenten pequeños errores, el proceso de aprendizaje es más eficaz, ya que se prestará mayor atención en las sucesivas ocasiones para no repetirlos. La persona que quiera integrarse o ayudar a crear un equipo excelente, debe  comprometerse consigo mismo, y con sus compañeros, a no tener miedo en tomar decisiones. Si los líderes saben que sus colaboradores son capaces de tomar decisiones, podrán contar con ellos en la delegación de tareas y funciones, lo que repercutirá en la eficacia del trabajo colectivo. “Tengo que asumir responsabilidades, sé que cuento con el apoyo de mis líderes y de mis compañeros, además, haciéndolo, ayudo a todos, incluso a los clientes”.

9 “¡Ayuda a los nuevos!”

Al igual que en las familias acogen y ayudan a sus individuos más jóvenes, los equipos excelentes también
actúan de forma similar con sus nuevas incorporaciones. Está claro que cuando una persona se incorpora
a un equipo, debe aprender varias habilidades, a pesar de los conocimientos que ya tenga. Por ello, los miembros más veteranos del equipo deben tomar la iniciativa de acompañarlos a lo largo de su proceso de adaptación, ayudándoles en aquellos puntos que no conozcan lo suficientemente bien. “De la misma manera que me ayudaron cuando llegué, tengo que hacerlo con los nuevos, enseñándoles cómo hacemos las cosas aquí”.

10 “¡Contribuye al éxito de las reuniones de equipo!”

En los equipos excelentes es muy habitual que sus integrantes se reúnan de forma periódica a fin de
compartir, debatir y resolver los asuntos cotidianos, además de promover nuevas iniciativas y proyectos, con la participación de todos. Las reuniones de equipo promueven y potencian la comunicación eficaz y eficiente entre todos sus componentes, y dan la oportunidad de contrastar los diferentes puntos de vista.
“Las reuniones de equipo representan una excelente oportunidad en la que todos podemos expresarnos,
opinar, y proponer soluciones e ideas”.

11 “¡Fíjate en los mejores, observa lo que hacen bien, y aprende a hacerlo!”

Todos tenemos algo que hacemos bien, y que se puede aprovechar en beneficio de los intereses colectivos.
En los equipos excelentes, sus componentes conocen cuáles son las fortalezas de sus compañeros, al tiempo que son plenamente conscientes de sus propias debilidades. Por ello, este aprendizaje colectivo, que se produce de forma cruzada entre todos, es muy beneficioso para el propio desarrollo personal, que debería incidir de forma positiva y constructiva en el beneficio del equipo.

Extraído de Enrique Barreneche. ¡Haz que tu equipo sea el mejor! 10 + 1 consejos para conseguirlo. Ateuves 88, págs. 6-9.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies