Cuestiones básicas sobre esterilización

0

Saber responder correctamente a las preguntas de los propietarios en temas de esta relevancia y controversia es esencial para ofrecer un asesoramiento profesional por parte del auxiliar veterinario.

El papel del auxiliar en los hospitales ha adqui­rido mucha importancia en los últimos tiempos: es la cara y la voz con las que se encuentran los clientes en primera línea, por lo que deben ser capaces de informar correctamente a los propie­tarios que les plantean sus dudas. El caso de la esterilización es un buen ejemplo de esto: “¿Es obligatorio esterilizar a la mascota? ¿Y si quiero que críe? ¿Qué peligros conlleva la operación? “¿Qué deben comer las hembras gestantes…?”. Estas son preguntas habituales en el centro.

A través de un formato de pregunta-respuesta, a continuación se exponen algunas de las cues­tiones con las que habitualmente se encuentran los auxiliares en su trabajo diario.

“¿Hay que esterilizar a todas la hembras que no van a gestar? Me lo han recomendado por sus beneficios”

La esterilización conlleva una serie de benefi­cios para la salud de las mascotas, pero también puede implicar perjuicios que el veterinario debe analizar de manera individualizada antes de ase­sorar a los propietarios sobre la cirugía.

Factores como edad, raza, enfermedades (dia­betes, alteraciones comportamentales), com­promiso del propietario o el uso previsto para el animal se deberían tener en cuenta.

Por estos motivos, la castración nunca debería ser planteada de manera sistemática y rutina­ria, son los propietarios los que deben decidir y aceptar dicho procedimiento una vez hayan sido correctamente informados de las ventajas e inconvenientes del mismo.

“¿A qué edad se recomienda la esterilización de las perras?”

La edad a la que se realiza la cirugía es determi­nante; muchos de los problemas de una castración prepúber, como la incontinencia urinaria en anima­les castrados menores de 3 meses, se pueden evi­tar realizando la cirugía, siempre que sea posible, cuando el animal haya alcanzado la madurez física.

La castración temprana disminuye la probabi­lidad de padecer tumores mamarios. La posi­bilidad de aparición será menor si se realiza la castración a la hembra a una edad temprana, ya que la probabilidad aumenta con cada ciclo estral. No obstante, como ya se ha indicado en la primera pregunta, cada caso se debe indivi­dualizar y adaptar al animal en cuestión.

“Voy a esterilizar a mi perra. ¿Es posible que aumente de peso?”

La tendencia al aumento de peso es debida al cambio hormonal. Se debe controlar su apetito con alimentos saciantes. Son animales con nue­vas necesidades energéticas, lo que conlleva un cambio en su comportamiento o actividades diarias: tienden a jugar menos y a pasar más tiempo descansando. Por ello, es importante establecer un programa de control de peso cor­poral desde el mismo día de la intervención.

En el mercado existen piensos con una formula­ción que se ajusta a esta nueva situación.

“¿Cómo tengo que preparar a la perra para el día de la intervención?”

Hay que informar al propietario días antes de la intervención de la necesidad de realizar un chequeo de salud con el fin de poder identificar la existencia de alguna enfermedad que pudiera complicar la anestesia y cirugía del animal. El veterinario será el que decida qué tipo de prue­bas hay que hacer: analíticas sanguíneas, ECG, radiografías, etc.

En cuanto a la preparación del preoperatorio, hay que hacer especial hincapié en el ayuno el mismo día de la intervención; este normalmente es de 12 horas de sólidos y 2 de líquidos, ya que la presencia de alimento en el estómago se rela­ciona con el aumento del riesgo de aspiración en caso de vómito durante la anestesia.

Se recomienda que se saque a la perra a miccio­nar y defecar, ya que hay animales que rehúsan hacerlo en un ambiente desconocido.

También hay que pedirle al propietario que bañe a su mascota si vive en un ambiente en el que esté en contacto con tierra, suciedad, etc. (campo, jar­dín…) y se asegure de que quede totalmente seco.

“¿Qué cuidados posoperatorios va a necesitar?”

En la mayoría de los hospitales los animales son dados de alta tras haber ingerido agua y com­probar que miccionan con normalidad, lo que demuestra la correcta hidratación y función renal. Una vez en casa, y durante las primeras horas, hay que mantenerlos en un lugar tran­quilo y cálido para evitar el estrés y las hipo­termias.

Se les debe proporcionar pequeñas cantidades de alimento y ver cómo lo toleran. Igualmente, hay que vigilar la herida quirúrgica periódica­mente para asegurarse de que no hay hemo­rragias y realizar las limpiezas de la misma con antiséptico cada día.

Por lo general, estos animales se van a casa con collares isabelinos, que evitan la automutilación y complicaciones no deseadas como infeccio­nes, dehiscencia de suturas, etc.

El propietario deberá administrar de forma correcta el tratamiento pautado para evitar dolor e infecciones que puedan incomodar al animal. El reposo es importante; hay que evitar saltos y ejercicios prolongados durante al menos 14 días.

Extraído de Vanessa Salguero Bernet, Cuestiones básicas de esterilización y gestación, Ateuves 75, págs. 26-30.

Leave A Reply

Pregunta anti-spam Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies